​El rumor que coloca a Lucas Biglia en la órbita del Club América ha crecido esta semana, sobre todo después de la incorporación de Kranevitter a los ​Rayados y las propuestas europeas que tiene Nicolás Acevedo; por lo que la opción de Biglia junto a la de Robert Piris da Motta se quedan como los únicos nombres conocidos para reforzar la media cancha azulcrema.


La situación de Biglia no está ni cerca de ser la mejor de su carrera, pues desde noviembre del 2018 a la fecha, el mediocampista argentino ha disputado únicamente 14 partidos como rossoneri, perdiéndose 42, entre lesiones y decisiones tácticas. Un pasado reciente deplorable que incluso desprestigia a la institución americanista y al ​fútbol mexicano. 


No es posible que la directiva contemple esta contratación después del fiasco que fue Jérémy Ménez dentro de Coapa, donde la falta de profesionalidad y condiciones físicas le hicieron vivir en el hospital durante gran parte de su estancia en la ​Liga MX.


Biglia, además de correr el riesgo de vivir lesionado en su paso por las Águilas, carece de un elemento clave que ha hecho triunfar a los últimos fichajes americanistas: deseo de ganar. Anhelo, suspiro y necesidad por conseguir cosas importantes y crecer profesionalmente


Lucas Biglia fue un jugador de talla mundial. Participó en dos mundiales con Argentina, fue  un pilar en la Lazio y llegó al Milan como un ​fichaje importante para la institución. Su paso por grandes clubes de Europa hace que sus aspiraciones disminuyan radicalmente, sobre todo si él mismo sabe que no está completamente sano. El ​América no tiene ningún argumento para fijarse en el pivote rojinegro: ni ambición, ni juventud, ni salud. Un fichaje directo a la enfermería destinado al fracaso. 


Los años no pasan en vano y a sus casi 34, este mediocampista está mucho más cerca del retiro que de una oportunidad en un equipo grande de cualquier parte del mundo. Si el club se respeta, es imposible valorar esta contratación como seria. Si la únicas opciones que quedan son Da Motta y Marcone, que se aceleren las negociaciones por ellos y se olviden rápidamente de este crack acabado. 


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, ​90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, ​@90minespanol!