El ​Torneo de Clausura 2020 a dos jornadas de su comienzo ya nos está dando de que hablar, pero lamentablemente no se trata de alguna jugada espectacular o de algún gol de ensueño, sino de los que no debe de presentarse en un estadio de futbol.


Se trata nada más y nada menos que de la pésima actuación de los aficionados al equipo del ​Atlas. Y es que el hecho de que el árbitro detuviera el partido por el infame grito homofóbico en contra del portero del ​Puebla, no fue suficiente para los asistentes en el '​Coloso de la Calzada Independencia', que solamente por que su equipo iba perdiendo con un jugador más en el terreno de juego, detonaron su molestia repitiendo el grito prohibido por la liga.


La Federación Mexicana de Futbol decidió darle una sanción al equipo rojinegro, pues de acuerdo al reglamento, después de dos veces que el colegiado haya detenido el partido por el grito de la barra, a la tercera vez que se escuche, la consecuencia será un partido de suspensión para la hinchada local.


 Ante esta situación, el Atlas, mediante un comunicado oficial informó que por más dolorosa que sea la sanción (pues tenían planeado celebrar el día de suspensión el 60 aniversario del Estadio Jalisco), la acatará, reiterando su compromiso como institución por promover la inclusión y la sana convivencia en el fútbol como parte de los valores del club:


"Atlas FC informa que lamenta la sanción impuesta por la Comisión Disciplinaria de la FMF, la cual veta un partido de Liga al Estadio Jalisco, debido al comportamiento de un grupo de aficionados que realizaron el grito discriminatorio en reiteradas ocasiones en el encuentro de la Jornada 2 contra Puebla, provocando inclusive que se suspendiera momentáneamente, por lo que el compromiso correspondiente a la Jornada 4 ante Tijuana deberá llevarse a cabo a puerta cerrada.


Expresamos nuestra plena disposición para acatar la resolución que se ajusta a los reglamentos y lineamientos de FIFA al respecto, y a los cuales están alineados los de la FMF y la Liga MX, en búsqueda de no afectar más a la industria deportiva en nuestro país, ya que las consecuencias pueden ser mayores.


Este castigo es muy doloroso, ya que el día de dicho cotejo se celebrarán 60 años de la inauguración del Coloso de la Calzada Independencia.


Tanto dentro como fuera del Club estamos en contra de cualquier tipo de acto de discriminación, por lo que hacemos un llamado a la afición a erradicar esas expresiones, las cuales no comulgan con los valores que impulsamos y no nos ayudan a construir en ningún sentido.


El fútbol es una oportunidad para unirnos a través del deporte y de una sana convivencia. Nada justifica este tipo de comportamientos, que afectan a toda la Liga MX y sobre todo nos dañan como comunidad, como afición y como institución".