Un gran susto experimentó el arquero ​argentino Sergio Romero esta mañana cuando se dirigía al entrenamiento del ​Manchester United, en ​Inglaterra: se accidentó con su auto Lamborghini, aunque afortunadamente salió ileso, con heridas leves.


Según apuntan varios medios ingleses el vehículo de "Chiquito", valuado en unos 220 mil dólares, se salió de la ruta A6144 y chocó contra la valla de contención cruzando el guardarraíl, quedando totalmente destruído tal como muestran las imágenes que trascendieron en los últimos minutos.


Si bien aún no hay reportes oficiales que expliquen las causas del siniestro, se estima que el guardameta surgido de las divisiones inferiores de Racing Club de Avellaneda perdió el control de su auto y cuando quiso reaccionar ya era muy tarde, aunque tuvo la fortuna de no volcar ni estrellarse contra otros vehículos.


En las redes sociales circularon varias fotos y videos en las que se lo ve parado, a un costado del vehículo, sin dificultades para caminar y sin síntomas de lesiones graves a la espera de los auxiliares de tránsito y autoridades policiales, que llegaron de manera veloz al lugar situado en la localidad de Carrington, muy cerca del predio que poseen los Diablos Rojos.


A pesar del inconveniente, Romero pudo entrenarse minutos después con normalidad y ahora se espera el informe oficial del club para aclarar la situación. Una desgracia con suerte, Chiquito...