El azar no fue amistoso con River en el sorteo de la Copa Libertadores 2020. Al campeón de 2015 y 2018 le tocó una de las peores combinaciones posibles en el Grupo D del torneo más importante del continente cuando los bolilleros indicaron que el Millonario iba a tener que enfrentar a Sao PauloLiga Universitaria de QuitoBinacional. En otras palabras, el conjunto brasileño más copero, un excampeón que juega en la altura y el último campeón peruano, quien también suele recibir a sus rivales en la altura.


Pero como si fuera un regalo de fin de año, trascendió en las últimas horas que Binacional podría estar obligado a mudarse (y así perder una de sus mayores fortalezas) debido a que su estadio no cumple con un requisito fundamental que la Conmebol dispuso para la edición del 2020: que la iluminación alcance un mínimo de 1.000 lux de potencia.




El Guillermo Briceño Rosamedina de Juliacá no satisface este requisito y la inversión para que lo haga alcanza los 4 millones de dólares, un disparate para este joven y humilde club que se vería obligado a trasladarse a Lima para jugar sus 3 encuentros como local.


De esta forma, River evitaría los 3.825 metros de altura sobre el nivel del mar cuando visite a este rival el 7 de abril a las 21.30, por la cuarta fecha. Lo que no podrá evitar son los 2.850 metros de Quito el miércoles 4 de marzo en el debut.