El Balón de Oro es sin ninguna duda el mayor trofeo que puede obtener un futbolista a nivel individual, un premio al que todos aspiran pero que solo recoge uno cada 365 días porque reconoce al mejor futbolista​ del año. 


Este año fue ​Leo Messi quien lo levantó por sexta vez en su carrera convirtiéndose en el único jugador en lograr tal cantidad, pero cerca estuvo de perderlo frente a Virgil van Dijk, el central del Liverpool que se quedó a escasos diez votos.


Lionel Messi


Tan solo Modric ha sido capaz de romper el dominio del argentino y de Cristiano Ronaldo a la hora de recibir este galardón en la última década, y si el holandés lo hubiese conseguido habría sido el primer defensa en ganarlo desde Fabio Cannavaro, que se hizo con él en el año 2006. Evidentemente el gol es un valor seguro para sumar puntos de cara a este trofeo y por eso son más los delanteros que lo han logrado a lo largo de la historia, pero igual de importante es marcarlos como evitarlos, y así lo cree Ashley Cole.


El ex-futbolista inglés declaró recientemente: "Pasa lo mismo de siempre. En mi caso quiero que otras posiciones del campo sean reconocidas por lo bien que han jugado a lo largo de la temporada. Pero no creo que se pueda mirar de afuera a Messi o a Cristiano Ronaldo". El ex del Chelsea y del Arsenal, entre otros, se mostró crítico con el trofeo y quienes lo entregan, pero asumió que es difícil sacar de la ecuación al argentino y al luso.


Virgil Van Dijk


"Lo que hace Messi todas las semanas no es normal. Pasa lo mismo con Cristiano, pero me gustaría que algún día lo gane un defensor, aunque con Messi lo veo difícil", añadió Cole en esas mismas declaraciones para Perform. La realidad es que la temporada de Van Dijk en nada tiene que envidiar a la de Leo Messi y el pasado curso y ambos merecieron el premio.