​El día de ayer quedaron definidos los dos equipos que estarán disputando la gran final del ​Torneo Apertura 2019​América y ​Monterrey pasaron a la última instancia al vencer a ​Necaxa y ​Morelia, respectivamente. Por lo pronto, aquí te dejamos lo bueno, lo malo y lo feo que se vio en esta semana futbolera.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es y en nuestra cuenta de Twitter @90minespanol!


Lo bueno


EL MEJOR EQUIPO

Federico Viñas

Una vez más la mejor escuadra es el América. Los azulcremas volvieron a caer en el partido de ida y su situación era complicada; sin embargo, dejaron en claro que son lo 'reyes de las remontadas' y vencieron, no sin dificultades, a Monarcas. ¡Aplausos por la garra que mostraron en el terreno de juego!


EL ENTRENADOR A DESTACAR

Pablo Guede

El timonel que se lleva las palmas en esta semana futbolera es Pablo Guede. El estratega estuvo a punto de meter a Morelia a otra final. Los americanistas sufrieron con la velocidad de sus laterales y con la potencia de sus atacantes. Al final no les alcanzó, pero el público purépecha se va tranquilo por lo mostrado con su equipo y entrenador. ¡Respeto!


EL GOL

El gol de la semana fue el que consiguió el delantero holandés de Rayados de Monterrey Vincent Janssen. En el juego de ida, tomó el esférico para hacer un sombrerito protegiendo el balón y acomodándose para enseguida sacar un disparo cruzado de zurda. ¡Verdadera obra de arte!


Lo malo


EL EQUIPO FIASCO

FBL-MEX-NECAXA-MONTERREY

No podía ser otro que los Rayos del Necaxa. Se esperaba más del conjunto de Aguascalientes en la Liguilla; sin embargo, en los últimos partidos fueron de más a menos, hasta que terminaron regalando encuentros y haciendo juegos para el olvido. ​Fue así como se terminaron quedando en el camino y muriendo de nada ante Monterrey. ¡Para el olvido!


Lo feo


La entrada de cárcel

El villano fue el jugador de Monarcas Morelia Sebastián Vegas. En el encuentro de ida frente al América dejó un tremendo patadón en la humanidad del jugador azulcrema. El árbitro no dudó en mostrarle la segunda tarjeta amarilla para mandarlo a las regaderas, perdiéndose así el c de vuelta ¡Infame!