Nuevamente el ​Club América navegó contra la corriente y logró remontar un marcador adverso para colocarse en la gran final del Torneo Apertura 2019 tras vencer 2-0 a ​Monarcas en el Estadio Azteca, con tantos del ecuatoriano Renato Ibarra y el uruguayo Federico Viñas, para poner 2-2 el marcador global y avanzar por posición en la tabla.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!



Las Águilas ahora se medirán en la gran final a ​Rayados de Monterrey hasta dentro de unas semanas, pero en ​90min les dejamos lo bueno, malo y feo del cotejo:





LO BUENO


Los locales salieron a proponer y merecieron ganar. A diferencia de lo ocurrido en el encuentro de Ida, los hombres de Miguel Herrera se vieron más peligrosos pues llegaron continuamente al arco del uruguayo Sebastián Sosa e incluso la pizarra pudo haber quedado más abultada. De entrada, El Piojo puso un cuadro ofensivo porque apostó por colocar a Sebastián Córdova como lateral ante la ausencia de Jorge Sánchez dejando en la banca a Carlos Vargas. Sumado a ello, también dejó sin actividad a Giovani Dos Santos para darle entrada a Ibarra, que se perdió el primer duelo.



Federico Viñas. El uruguayo, que no gozó de tantos minutos como quisiera en la temporada regular, se ha convertido en la referencia del ataque americanista pues anotó contra los ​Tigres y ahora frente a La Monarquía, con un gran cabezazo. Sumado a ello, el sudamericano tuvo otras acciones de peligro, un disparo que dio en el poste, así que se está convirtiendo en un amuleto ganado la carrera a Henry Martín, el colombiano Roger Martínez y al chileno Nico Castillo.


Sebastián Sosa. A pesar de la caída, también se le debe dar mérito al arquero charrúa que impidió que el marcador hubiera sido más holgado pues desde el primer tiempo detuvo algunos embates y en el segundo también repitió lo mismo.






LO MALO


La táctica de Pablo Guede. Tal como lo comentó en la conferencia de prensa del primer choque, el técnico aceptó que no sabía defenderse, algo que quedó claro en el Coloso de Santa Úrsula con las actuaciones del ecuatoriano Gabriel Achillier y el colombiano José Ortíz, pero no sólo eso, sino que también se le olvidó como atacar, pues apenas si tuvieron dos llegadas de peligro hacia el arco azulcrema pasando casi desapercibidos los hombres de peligro como Luis Mendoza, Miguel Sansores, Rodrigo Millar y Edison Flores, así como los hombres que entraron de cambio y jamás pesaron, el paraguayo Carlos Ferreira y el argentino Gastón Lezcano, que ni la pelota tocaron ya que no pudieron encontrarlos al frente. Desde el arranque se decidió a echar todo el camión atrás y lo pagó caro, pues desde el primer tiempo los de Coapa empataron el global y cuando quisieron atacar se vieron inoperantes, dejando muy solo al venezolano Fernando Aristeguieta, demostrando que les pesó más perder al chileno Sebastián Vegas que al América no contar con Sánchez.


El segundo tiempo en general. Gracias al empate global, los locales dejaron de atacar pues ya tenían el pase a la final en la bolsa, motivo por el cual el encuentro se volvió aburrido, pues tampoco los visitantes daban muchas señales de vida, pues a pesar de ir perdiendo parecía que no traían prisa por buscar atacar, dejando la emoción de lado.



Luis Enrique Santander y su arbitraje. Aunque su trabajo se puede calificar de bueno, dejó pasar al igual que otros silbantes varias tarjetas amarillas, simplemente quiso llevar el barco tranquilo y no se metió en problemas. Aunado a ello, gracias al VAR descontó una anotación por cada bando debido a claros fuera de lugar.





LO FEO


Futbolistas mañosos. Cuando los purépechas estaban todavía al frente en el global perdieron mucho tiempo, ya que eso buscaban, a la hora de los saques de meta, saques de banda y demás, pero una vez que los capitalinos tenían todo a favor también hicieron lo mismo, incluso de los cinco minutos de compensación, tres se fueron en supuestas lesiones de Guillermo Ochoa y Guido Rodríguez.



Ibarra salió lesionado. Justo al minuto 36 apareció el ecuatoriano para disparar y anotar gracias al desvío de Efraín Velarde, sin embargo, justo cuando celebraba su anotación se tocó la parte posterior del muslo y ya no pudo continuar saliendo en camilla. Cabe recordar que un dolor en la pierna de último momento lo bajó del partido en el Estadio Morelos, así que ahora se queda a la espera del resultado de su lesión.


Habrá que esperar para la final. Esta no es culpa del América, pero como La Pandilla accedió a dicha instancia, habrá que esperar su regreso del Mundial de Clubes 2019 para poder disfrutar de la gran final, sabiendo de antemano que será cerca de la Navidad.