El hincha del 'Millonario' no debe estar angustiado ni enojado por la decisión de Javier: es cierto que no saludó a la hinchada en Japón, pero lo que hizo fue lo más sensato. ¿Acaso lo imaginan como titular en un equipo ya consolidado?


Javier Mascherano se ganó la indiferencia del pueblo riverplatense luego del Mundial de Clubes 2015. Allí, el 'Jefecito' ni siquiera atinó a saludar a las 25.000 personas que arribaron al continente asiático sólo para ver al equipo de Gallardo en la final ante Barcelona. Este (no) gesto de 'Masche' hizo que la afición se replantee cuál era el sentimiento de este jugador para con el club que lo vio crecer.

Javier Mascherano

De hecho, varias fueron las veces en las que se coqueteó con una posible vuelta del 'León' a la institución roja y blanca. Y sí, en 2019 pegó la vuelta, pero a Estudiantes de La Plata. Mismos colores, mismo país, pero diferente equipo.


Y si a mí me preguntan si está bien o mal, yo les digo: no debemos estar enojados con un jugador que no se siente representado por ​River y que en la actualidad vendría sólo a comer banco. Sería suplente, en términos más específicos.


No debemos castigar ni hostigar a un mediocampista que se fue de Argentina cuando apenas era un juvenil y que tampoco le ha dado satisfacciones imborrables a los hinchas. Fue más el orgullo que nos generó defendiendo los colores de la Selección Argentina, claro está.


Con Enzo Pérez consolidado y Leonardo Ponzio detrás de él siendo un bastión clave, ¿para qué querríamos otro jugador que esté en la etapa cúlmine de su carrera? Necesitamos un refuerzo con proyección al futuro.

Javier Mascherano

No por nada en River se mira de cerca a Santiago Cáseres, de Villarreal, o al mismísimo Matías Kranevitter. Mascherano le cerró las puertas al 'Millonario', es verdad. Pero el equipo y la gloria de este plantel también se las cerraron a él.