​El Real Madrid fichó el verano pasado a un prodigio brasileño llamado Vinicius que, aunque muchos le usen como objeto de risas y burlas, ayer demostró que atesora un nivel distinto al de los jóvenes de su edad. Llegada al área y pura electricidad capaz de romper defensas. Pero el club blanco también fichó, en este caso este verano, a otro brasileño no tan asistente pero si rematador. Rodrygo demuestra que tiene instinto de delantero, que la edad es un número y que tiene mucha cara para llegar y negarle un pase a ​Benzema si él considera que tiene que tirar.


Dos fichajes para la parte ofensiva de calidad y juventud que ayer frente al Espanyol mostraron su mejor versión. A Rodrygo le faltó el gol, pero es que algo tenía que faltarle a un jugador tan joven. Los dos volvieron loca a la defensa perica. Vinicius por sus constantes llegadas por banda y regates que acabaron por desquiciar a los laterales y centrales del equipo visitante, y Rodrigo por sus internadas que acababan en disparos y pases a Benzema, que traducía en peligro. Un agobio constante de los dos que demostraron a Zidane que están muy vivos y con ganas de jugar.  



El talento de ambos es incuestionable, lo que le aportan al equipo es mucho más que lo que puede darle, por ejemplo, Gareth Bale, porque los dos tienen las ganas que al galés le faltan y porque ellos sí, tienen la confianza del Bernabéu. Todo este mix se culmina con u delantero como Krim Benzema que anota lo que le sirven, como ayer. 


Vinicius y Rodrigo juegan al servicio del Real Madrid, Zidane, Benzema y de su diversión, siendo la última la más importante porque saca su mejor nivel y hace de la delantera blanca un ataque imparable para las defensas. Si Vinicius se entiende así con Rodrygo, y los dos de igual manera con Benzema, los goles están asegurados. 


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!