Este miércoles arrancaron las semifinales de Ida del Torneo Apertura 2019, de la ​Liga MX, con ​Rayados venciendo 2-1 a ​Necaxa en el Estadio BBVA Bancomer, aunque el marcador reflejó otra cosa muy distinta a lo que sucedió en la cancha.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!



Como es costumbre, en ​90min te dejamos lo bueno, malo y feo del encuentro:





Lo bueno

Vincent Janssen y su gol definitorio. Nuevamente Rogelio Funes Mori no pudo ver acción debido a su lesión y el holandés se volvió a comportar a la altura al ser un hombre peligroso que le dificultó bastante a la defensa visitante, sobre todo a Rodrigo Noya, con el cual tuvo un duelo particular. Cuando los locales se habían desesperado por no poder hacer claro su dominio en la pizarra, Jesús Gallardo cedió la pelota al romperredes, que hizo un sombrerito, eliminó a Alexis Peña con el cuerpo, para después soltar un disparo corto que batió a Hugo González, lo cual le valió también para ser nominado el Jugador del Partido.



Los taconazos de Janssen. Aparte de anotar, El Toro se lució con varios taconazos con túnel incluido para asistir a sus compañeros, lo que demuestra que es todo un estuche de sorpresas.


Jesús Gallardo recompuso. Apenas al minuto 10 el lateral pudo marcar el primer tanto del cotejo, sin embargo, primero había tenido una falla garrafal ya que estando completamente solo mandó su cabezazo hacía la humanidad de González, aunque suerte estuvo de su lado, ya que la pelota le volvió a caer en los pies y ahora sí fusiló correctamente.



El primer tiempo de La Pandilla. Se debe resaltar que en el primer lapso los locales se vieron bastante bien en todas sus líneas, desde el arco hasta la delantera, ya que en el segundo bajó notablemente el nivel de los jugadores.





Lo malo


El equipo de Memo Vázquez en general. A diferencia de otras ocasiones, los hidrocálidos se vieron bastante titubeantes, fueron superados desde el primer minuto por los regios e incluso se equivocaban en las salidas, ya que González despejaba muy rápido. Por lo tanto, los zagueros se complicaron bastante y los balones no llegaron a la media y delantera. Salvo la anotación y otro intento más, los Rayos no existieron en el terreno de juego.




Marcelo Barovero. Monterrey recibió gol en la primera llegada de Necaxa y en medida con colaboración del guardameta argentino. Debido a su gran dominio, la zaga se confió demasiado y los hidrocálidos aprovecharon armando un contragolpe con un pase de Ricardo Angulo a Mauro Quiroga, que dentro del área disparó sin fuerza, pero El Trapito apenas la manoteó.





Lo feo

La Pandilla no reflejó su dominio. El cuadro del argentino Antonio Mohamed desperdició muchas oportunidades claras de gol que casi le cuestan caro, ya que fue empatado en el segundo tiempo cuando la realidad es que los visitantes no lo merecían. Nico Sánchez, Dorlan Pabón, Rodolfo Pizarro (en dos ocasiones) son los que tuvieron chance de incrementar la cuota de anotaciones e incluso pudieron haber sellado la llave de una vez por todas como lo hicieron en cuartos de final, pero sus disparos no fueron precisos.



Stefan Medina se salvó de la roja. Justo después de recibir el empate, los futbolistas albiazules se desesperaron, motivo por el cual en una jugada de ataque, el colombiano le dio un pisotón a Cristian Calderón, el cual fue decretado con amarilla, aunque el VAR pudo haber dictaminado roja y no había problema. Sin duda hubiera sido un bajón anímico para Rayados.


El grito de 'puto'. Nuevamente hizo su aparición, esta vez en El Gigante de Acero, sin embargo, a diferencia de lo acaecido en los cuartos de final, esta vez el silbante Fernando Hernández no siguió el protocolo y las acciones de campo continuaron como si nada.