Se ha hablado largo y tendido de la suerte, algunos son tan supersticiosos que confían en los amuletos, en los rituales, en las rutinas... otros en cambio creen que no existe, que es tan solo ese momento en el que la preparación, el trabajo duro, coincide con la oportunidad. Yo, personalmente, sí que creo en la fortuna aunque no me considere supersticioso, aunque no busque las cuatro hojas al trébol ni lleve conmigo una pata de conejo.


FBL-EUR-EURO-2020-DRAW


Yo creo en la suerte y hoy la selección española ha tenido bastante en el sorteo de los grupos para la ​Eurocopa del próximo verano. España quería evitar a Francia, la vigente campeona del Mundo, y a Portugal, la última que levantó el trofeo que todos buscarán a partir del 12 de junio, y lo consiguió. Las dos han ido a caer en el mismo grupo, junto con el combinado germano. Eso, lo que les ha sucedido, es precisamente no tener suerte.


​Eran las 18:40 en España cuando Ruud Gullit desvelaba el primer rival de la selección española en el Grupo E para la próxima Eurocopa. Con el cincuenta por ciento de ser Polonia o los pupilos de Didier Deschamps, el holandés escogió la bola que contenía el papel del combinado que lidera Robert Lewandowski. Medirse al delantero más en forma de Europa no es probablemente lo mejor, pero si en la otra opción están Mbappé, Griezmann y compañía, podría decirse que se ha tenido suerte.


Robert Lewandowski


Seis minutos después, a las 18:46, de nuevo el mítico centrocampista neerlandés, con menos pelo pero el mismo porte, revelaba el segundo rival. Una vez más tan solo había dos opciones posibles, el país vecino en la Península Ibérica o Suecia. Y una vez más a España le sonrió la suerte con el combinado nórdico, que no es una 'Cenicienta', pero puestos a elegir siempre será mejor verse las caras con los suecos que con los portugueses.


Y el tercer rival, el otro que pasará por el Nuevo San Mamés donde España jugará sus partidos de la fase de grupos, aún se desconoce pues saldrá de una repesca en la que se verán las caras Eslovaquia, Bosnia, Irlanda del Norte e Irlanda, cuya capital acogerá el resto de encuentros de este grupo E. Entre ellos el rival a evitar es el equipo que lideran Miralem Pjanic y Edin Dzeko, pero ninguno de los cuatro debería preocupar a Luis Enrique y sus chicos.


Rodrigo Moreno


Un grupo aparentemente sencillo para España en el que, jugando todo en casa, no debería tener muchas dificultades para conseguir el pase, pero nunca hay que fiarse. Evidentemente hubo suerte en el sorteo, es cuestión de azar entre tantos condicionantes, pero eso se acaba aquí. A partir de ahora todo depende del trabajo que el seleccionador y sus elegidos hagan, de cómo afronten cada partido de esa fase de grupos, porque la suerte aparece de vez en cuando, pero el esfuerzo es lo que debe estar presente siempre.