Fernando Espinoza

Los peores árbitros del fútbol argentino

1. Fernando Espinoza

"Espinoza ve menos que Andrea Bocelli", tiró anoche Maradona después de que el árbitro cobrara un penal totalmente inexistente para Banfield, que además derivó en la expulsión del arquero del Lobo.

Este árbitro viene de hacer un papelón en el último clásico entre San Lorenzo y Huracán y también tuvo groseros errores en el Boca - Vélez de la última Copa Superliga.

2. Andrés Merlos

Merlos se hizo conocido por un escándalo que protagonizó en un Lanús - Arsenal de 2014. En aquel encuentro, el Grana perdía 2 a 1 y Merlos dio cinco minutos de adición. El local logró empatarlo, y por los reclamos del banco de Arsenal, agregó un minuto más, pero hizo jugar hasta casi los 10 minutos extra. En ese interín, Lanús anotó el tercero y todo Arsenal explotó contra el juez.


A eso se le suman errores grotescos, como en el último River - Vélez en el Monumental cuando le dio un penal inexistente al Millonario y no sancionó otros dos que sí eran, en el último clásico rosarino donde omitió un penal clarísimo para Newell's, o en un Patronato - Independiente, donde no vio un grosero penal para el Rojo.

3. Germán Delfino

Hace unos años era apuntado como el mejor árbitro del fútbol argentino, pero lo cierto es que con el tiempo fue cayendo y cayendo y hoy es sin lugar a dudas, de los más flojos. Siempre busca ser protagonista, se le escapan seguido los partidos de las manos y tiene decisiones completamente inentendibles.

4. Diego Ceballos

La carrera arbitral de Diego Ceballos quedó marcada para siempre después de su actuación en la final de la Copa Argentina 2015, cuando le concedió a Boca un penal por un foul que había sido un metro fuera del área. Tardó casi 3 años en volver a dirigir en Primera.

5. Jorge Baliño

Otro que suele errar mucho más de lo que acierta es Jorge Baliño. Su última gran pésima actuación se dio en un River - Godoy Cruz cuando no le cobró al Millonario un clarísimo penal sobre Pratto y le dio al Tomba un gol en franco offside.