El verano pasado dejó muchas cuentas pendientes en el Wanda Metropolitano. El Atlético de Madrid supeditó demasiadas cosas a la salida de Ángel Correa y el argentino finalmente no se marchó, el Milan, que dependía de la venta de André Silva, no pudo llegar a las exigencias de ​los colchoneros


Esta venta quen no se produjo frustró el fichaje de Rodrigo, delantero del Valencia. Podrían volver a por el delantero hispano-brasileño, pero esta vez, según ha informado Pedro Fullana en la Cadena SER, el sacrificado podría ser Thomas Lemar.


​Thomas Lemar no convence en el Metropolitano. El francés ha tenido oportunidades de todas las formas y colores para mostrar su nivel, pero nunca llega a lo esperado. Gran parte de la afición ha dejado de tener esperanzas en el fútbol que puede y debe mostrar y los técnicos empiezan a cansarse. Hoy por hoy, parece hasta difícil que puedan recuperar los 70 millones que pagaron al Mónaco para adquirir al extremo en propiedad. Lemar tiene contrato hasta 2023, pero su aventura rojiblanca podría terminar en enero de 2020.


La venta de Lemar sería una venta necesaria. Simeone está obsesionado con Rodrigo Moreno, cree que es el recambio ideal para Griezmann y la necesidad de ficharlo se incrementa con las continuas lesiones y la falta de gol de Diego Costa. Su llegada necesita de una salida previa para adaptarse a las exigencias presupuestarias y, por rendimiento, Lemar es el primer colocado en la rampa de salida.