Robert Moreno ha dado una rueda de prensa para responder a las acusaciones que vertió Luis Enrique sobre su persona. Recordemos que el entrenador de la selección española afirmó que ​el que fuera miembro de su staff era desleal y demasiado ambicioso, por lo que no le quería en su  equipo. Robert Moreno, que ya emitió un comunicado sobre su marcha, ha dado la cara, aunque sin admitir preguntas. El técnico, con un tono en el que no escondía su enfado, respondió a Luis Enrique y no solo afirmó que él nunca ha sido desleal, sino que justificó cada una de sus acciones.

Luis Enrique


Robert Moreno explicó los hechos de forma cronológica. El ya ex seleccionador comenzó desde su primera vez en el staff de Luis Enrique, hace nueve años. Relató que comenzó con él en el Barcelona B y le siguió a la AS Roma. Allí el asturiano decidió dejar de entrenar y ellos renunciaron a su “segundo año de contrato” y le siguieron. Después de “un año parados, siendo fieles”, les llegó la oportunidad del Celta y, más tarde, la del Barcelona. Luis Enrique decidió abandonar y Moreno le siguió, dispuesto a “dejar de entrenar hasta que surgiese algo”. Les llamó Unzué y, antes de decir que sí al Celta, le pidió permiso al asturiano. Solo con su sí se marchó.


Tras la aventura de clubes, siempre según lo relatado por Robert Moreno, Luis Enrique le llamó para que le acompañara en la selección española. Después, el asturiano tuvo que dimitir y Rubiales se reunió con su staff para que estos tomaran las riendas. “Me ofreció ser el técnico hasta la Eurocopa, pero no dije que sí hasta tener la opinión de Luis. Todos sabemos que si había alguna oportunidad de que volviese era estando nosotros. No se le escapa a nadie que si yo no hubiese seguido y hubiera dado un paso hacia adelante, él no estaría en la selección”, aclaró.

FBL-ESP-PRESSER


Contexto citado, el ex de La Roja comenzó a hablar de las ya famosas reuniones. Explicó que antes de la del 12 de septiembre se reunió con Luis Enrique y este le transmitió que había hecho lo que debía hacer. Todo cambió en esa fecha. “Una semana después le pedí una reunión para expresarle mi cariño, darle un abrazo y transmitirle mi apoyo. Durante la reunión, me pareció correcto comentarle que igual que había dicho públicamente que estaba dispuesto a dar un paso al lado, se lo decía en persona. Mi sorpresa fue la respuesta: me parece perfecto pero ya no cuento contigo, con el resto del staff sí”, relató. En ese momento, el técnico afirmó que se lo comunicó al resto de su equipo y que estuvieron “10 días destrozados”. Pese a que tuvo la intención de llamar al asturiano, no lo hizo.


La siguiente cuestión fue cuándo supo que Luis Enrique quería volver. El de Hospitalet declaró que lo empezó a intuir cuando se lo dijo la prensa tras el partido en Cádiz. Ante esta situación, quiso continuar fiel al asturiano y a sus palabras y le mandó un mensaje a la RFEF para acordar su salida y “no ser un impedimento”, pues sabía que su “presencia no era agradable para Luis”.


“A día de hoy soy sincero, no sé por qué no quiere que esté con él. Creo que me etiquetó con dos cosas muy feas que no merezco. En todo el tiempo que he trabajado con él le he demostrado que no lo soy. Pasarán los años y seguiré sin saberlo”, respondió.


Finalizó sus declaraciones informando que a partir de hoy sus intenciones son las de continuar con su carrera, ya como primer entrenador.