​Flamengo se consagró campeón de la Copa ​Libertadores y fue todo alegría para el equipo brasileño. Remontó el resultado a cinco minutos del final y se olvidaron del enojo por un posible penal por mano de Nicolás De La Cruz cuando ​River iba ganando 1-0.


La jugada ocurrió en el segundo tiempo y terminó con una gran atajada de Franco Armani. Antes, el uruguayo se arrojó con todo su cuerpo para evitar el gol y llamó la atención en la sala del VAR.


“Posible mano”, fue la primera advertencia que recibió Roberto Tobar sobre la jugada. "¿Dónde pega? Quiero ver dónde pega” , siguió comentando Esteban Ostojich, el encargado del VAR en la final.


“Pega en la rodilla, y después lo tiene el codo arrollado. Es una mano totalmente en posición natural, totalmente contra el cuerpo. Busquemos otro ángulo por favor", agregó y por eso decidieron no cobrarlo.



Por otro lado, el VAR chequeó un posible offside de Gabriel Barbosa en el empate de Flamengo y una falta a Lucas Pratto en la jugada previa. Nada de eso existió y por eso se terminó convalidando la anotación. Finalmente, revisaron la expulsión a Gabigol (que se agarró los genitales y por eso vio la roja).