La ​Copa Libertadores 2019 ya es historia y el Flamengo de Brasil se encargó de escribirla: de manera agónica, revirtió el resultado ante ​River (de 0-1 a 1-2) y se consagró campeón del certamen por segunda vez en su historia, pero aún hay cosas para revisar.


Es que el entrenador de ​Boca Juniors, Gustavo Alfaro, sigue disconforme por el accionar del cuerpo arbitral en ambos partidos de semifinales en los que su equipo enfrentó al "Millonario", su clásico rival que volvió a eliminarlos, y realizó una polémica promesa.


"Cuando deje de ser el técnico me voy a ir a Paraguay con todos los videos que tengo, con todas las jugadas, para que Wilson Seneme me explique algunas cosas", expresó en diálogo con El Show de Boca, haciendo mención al titular de la Comisión de Árbitros de la CONMEBOL.


"Conmebol tiene que cuidar las formas para que no haya ninguna sospecha de nada. La gente de Boca está herida, sensibilizada por lo que pasó del gas pimienta para acá. Si pusieron un VAR argentino en la cancha de Boca, que lo pongan en la de River también", reclamó en AM 630.


El reclamo principal pasó por la designación del chileno Nicolás Gallo para revisar el VAR en el partido de ida, mientras que en el desquite eligieron al argentino Mauro Vigliano. Según el DT, significó una injusticia e influyó en el resultado final. ¿Cumplirá con su palabra?