Gabriel Barbosa

Cinco grandes 'verdugos' en la historia de River

1. Alberto Spencer

La primera vez que River llegó a una final de Copa Libertadores fue en 1966. Enfrente estaba Peñarol, equipo que ya había levantado el trofeo en dos ocasiones. Al Millonario lo dirigía Renato Cesarini y contaba con jugadores como Amadeo Carrizo, Roberto Matosas, Luis Cubilla, Daniel Onega y Pinino Mas.

La primera final en Montevideo fue para el local por 2 a 0 y la revancha en el Monumental para River por 3 a 2. En el partido desempate en Santiago de Chile, River se puso 2 a 0 arriba y saboreaba la gloria, pero se encontró con la respuesta charrúa. De la mano del ecuatoriano Alberto Spencer, máximo anotador en la historia de la Libertadores y autor de dos goles en el encuentro, Peñarol se lo dio vuelta y se impuso por 4 a 2.

2. Joãozinho

En 1976, River se volvió a quedar con las ganas de festejar su primera Copa Libertadores por culpa del Cruzeiro y de Joãozinho. Tras el 4 a 1 para el equipo brasileño en Belo Horizonte y el 2 a 1 millonario en el Monumental, todo se definió en Santiago.

Cruzeiro pegó primero y se puso 2 a 0. River lo empató con tantos de Mas y de Urquiza, pero en el minuto 88', Joãozinho le dio la copa al Cruzeiro con un brillante tiro libre.

3. Marquinhos

Otro brasileño que le arrebató un título de las manos a River es Marquinhos, jugador del Cruzeiro en la final de la Supercopa 1991. River había ganado 2 a 0 en la ida, pero en Belo Horizonte Ademir y Mario Tilico igualaron las acciones y Marquinhos puso el 3 a 0 para darle al conjunto de Belo Horizonte su primer trofeo en este certamen.

4. Alessandro Del Piero

Tras ser campeón de la Copa Libertadores en 1996 de la mano de Ramón Díaz, River viajó a Japón a enfrentar a la Juventus por la Copa Intercontinental. Con Ortega y Francescoli dentro de la cancha, el Millo tuvo sus chances pero cuando apareció Del Piero a la salida de un corner, todo se terminó.

5. Gabigol

River lo había neutralizado durante 88 minutos, pero esos dos que faltaban más los que adicionó el chileno Roberto Tobar fueron suficientes para que Gabigol diera vuelta un resultado que parecía sellado. El goleador de la Copa facturó por duplicado, evitó el bicampeonato millonario y le dio al Mengao su segundo título.