​La selección española cerró la fase de clasificación para la Eurocopa con una contundente victoria contra Rumanía con la que se aseguró, además, ser cabeza de serie en el sorteo del próximo día 30 de noviembre. Sin embargo, de lo único que se habló tras el partido fue de la noticia que adelantaban desde los micrófonos del Partidazo de Cope: Luis Enrique volverá al banquillo de la selección de manera inmediata.

​​Los rumores corrieron como la pólvora y el seleccionador ni si quiera atendió a los medios de comunicación tras el partido, a sabiendas que este había sido su último partido al frente de la selección española. 

​​

En la rueda de prensa de este medio día, Luis Rubiales confirmó lo que era un secreto a voces, Luis Enrique será el seleccionador español en la próxima Eurocopa.


Desde el pasado mes de marzo, el técnico asturiano dio un pasó al lado en el organigrama técnico de la selección debido a la grave enfermedad que padecía su hija. En ese momento, Robert Moreno, su ayudante, se hizo cargo de forma interina del combinado español, hasta que en junio finalmente se anunció su marcha oficial y se confirmó a Robert Moreno en el puesto.


Sin embargo, la sombra de Luis Enrique siempre estuvo rondando el banquillo de España e incluso el propio Moreno declaró que estaría más que encantado con la vuelta de Lucho.

Un par de meses después y con la clasificación y el primer puesto de grupo ya asegurados, la noticia ha caído como un jarro de agua fría tanto para el actual técnico como para los jugadores que no entienden las formas en las que Rubiales ha actuado, habida cuenta de las declaraciones del presidente hace un año hacia Lopetegui por haber actuado a espaldas de la federación.

​​Robert Moreno se marcha de la selección con un bagaje más que positivo después de 9 partidos: 7 victorias, 2 empates y 29 goles a favor y 4 en contra. En estos 9 meses, además, han debutado con la Roja 7 futbolistas: Dani Olmo, Unai Núñez, Pau Torres, Fabián Ruiz, Pablo Sarabia y Gerard Moreno.

Por su parte, Luis Enrique consiguió 5 victorias y 2 derrotas en los 7 partidos que estuvo en el baquillo, con un balance de 19 goles a favor y 9 en contra.

​​