​La llegada de Frank Lampard y la sanción que le impide al Chelsea incorporar nuevos futbolistas ha provocado que hayan empezado a destacar nuevos nombres llegados desde la cantera en este inicio de la Premier League. Algunos de esos jóvenes ya habían dado el primer paso hacia el primer equipo el pasado curso e incluso llegaron a entrar en las agendas de otros equipos grandes de Europa.


El caso de Callum Hudson-Odoi es el más claro pues su buen rendimiento la temporada pasada le llevó a ser uno de los objetivos principales del Bayern Múnich, que fijó su mirada en él tras la lesión veraniega de Leroy Sané. El extremo de los 'blues' decidió continuar en Stamford Bridge y en septiembre firmó una ampliación de contrato que le vincula al club londinense hasta junio de 2024, pero según las últimas informaciones podría salir este mismo verano.


Callum Hudson-Odoi


El ​Real Madrid, y más concretamente su presidente Florentino Pérez, estaría pensando en cumplir esa idea de renovación de la plantilla que ya prometía en el último mercado estival y entre los muchos nombres en su agenda estaría el del atacante inglés según informa The Sun. Sin embargo, se antoja complicado que el Chelsea deje escapar a una de sus piezas más destacadas y que el futbolista salga tras forjar una gran relación con Lampard.


A sus 19 años y atendiendo a los precios que se manejan actualmente en el ​mercado de fichajes, el Chelsea, que no necesita dinero pues ha ahorrado durante estos meses inactivo, podría pedir alrededor de 150 millones de euros por su futbolista. Una cantidad que el conjunto blanco difícilmente afrontaría por un futbolista que aún tiene mucho que demostrar.


FBL-EUR-C1-SALZBURG-NAPOLI


El nombre de Hudson-Odoi no es el único sobre la mesa pues al ya reconocido interés madridista en firmar a Kylian Mbappé, se suma la sensación noruega Erling Braut Håland, el vertiginoso Samuel Chukwueze e incluso el delantero del Everton, Moise Kean. Una retahíla de nombres que podrían llegar siempre y cuando los blancos consigan deshacerse de futbolistas como Gareth Bale o ​Isco, que no están teniendo un gran protagonismo con Zidane.