Todavía falta una jornada para saber si ​Chivas logrará el milagro de clasificar a la Liguilla del Torneo Apertura 2019, dejando las manos de su destino en primera instancia con el partido de ​Rayados contra ​Atlas, donde los tapatíos deberán vencer para evitar que los regios pasen como el octavo y último invitado.



De cualquier forma, la reestructura que habrá en el Rebaño Sagrado es todo un hecho ya que se han empezado a manejar nombres de posibles refuerzos, los más sonados son Ricardo Angulo, Cristián Calderón, Víctor Guzmán, Uriel Antina y Erick Aguirre, pero así como llegarían varios otros también se despedirían del redil manejándose los nombres de Gael Sandoval, Luis Madrigal, Michael Pérez, Josecarlos Van Rankin y Alan Cervantes.


Una de las dudas más grandes también es Oribe Peralta, que durante el presente torneo de ​Liga MX no pudo hacer ni una sola anotación, salvo en la Copa MX, así que tal como fue cuestionada su llegada a Verde Valle, es obvio que su continuidad tampoco convence a la mayoría de los aficionados que no perdonan su pasado americanista y mucho menos que no haya cumplido con su primer deber que era ser un referente del ataque, algo que jamás logró dependiendo todo nuevamente de Alan Pulido, Alexis Vega, Isaác Brizuela y Javier López.



Es evidente que los mejores tiempos del Cepillo quedaron atrás, a quien se le agradece todo lo que hizo por el combinado nacional de México, lograr la medalla olímpica de Londres 2012 y ser un referente del ataque tricolor, pero hasta ahí. Queda completamente claro que jamás será un referente en Guadalajara como lo fue en ​Santos Laguna y ​América, donde vivió sus mejores tiempos, ya que si solamente estará dando consejos a los jóvenes, eso lo puede hacer como parte del cuerpo técnico u de otra forma para no ocupar un lugar en la plantilla y darle entrada a alguien más que sí pueda aportar algo ya que regresarían Ángel Zaldívar y Jesús Godínez, sin olvidar que quizá algún otro romperredes pueda llegar.


La realidad es que una posible salida del Hermoso no pegaría en lo más mínimo para los Chiva-hermanos ya que de entrada nunca lo quisieron, sobre todo por las constantes burlas que hizo mientras vestía la casaca azulcrema, aparte en diferentes encuestas realizadas se ha demostrado que lo prefieren ver fuera, es decir, hasta podría ser utilizado como moneda de cambio para traer a otros futbolistas, pudiendo llegar incluso a la Comarca Lagunera, donde podría despedirse del fútbol y así facilitar la compra de Antuna o el intercambio por Jesús Angulo o Gerardo Arteaga, propiedad de Grupo Orlegi.



No obstante, por ahora la idea ha quedado descartada pues Alejandro Irarragorri, presidente del Grupo Orlegi, ya dio su punto de vista y no desea ver de regreso con los Guerreros al formado en ​Monarcas debido a su pobre nivel, así que la moneda quedará en el aire, tal vez podamos verlo jugar en el Ascenso MX con el Tampico Madero, que pertenece al grupo, o en algún otro club especialista en quedarse con jugadores veteranos como ​Puebla​Querétaro o Juárez, una lástima por todo lo que representó en su momento el atacante, pero queda claro que no tiene espacio en el redil porque fue todo un fracaso, una burla total para los seguidores rojiblancos, y para colmo, está entre los tres mejores pagados de la Primera División.


Finalmente, de quedarse, será difícil que pueda ser titular o luchar por un lugar porque se apostará por elementos que atraviesan un gran momento, sin olvidar que el Campeonísimo últimamente apuesta por la juventud, motivo por el cual Omar Bravo ya no tuvo un lugar, pero todo quedará en manos de Ricardo Peláez, director deportivo, y de Luis Fernando Tena, director técnico, o aquel que llegue para sustituirlo si es que no acaba de convencer a la directiva tras la última fecha.



¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!