​Si algo caracteriza a Ángel Correa es su espíritu de lucha. El argentino espera siempre agazapado su oportunidad y no duda en dejarlo todo en el terreno de juego por los colores rojiblancos. El delantero ha confesado su amor incondicional al club, que ha estado presente cuando Correa más lo necesitaba. ''Nunca lo dije pero yo amo a este club. Le debo la vida porque confiaron en mí cuando me operaron del corazón''.

​​En la rueda de prensa del lunes, el futbolista de 24 años habló, entre otras cosas, de su sentimiento por el ​Atlético de Madrid. A pesar de no ser titular habitual, es uno de los revulsivos favoritos de Simeone. Siempre aporta peligro y goles cuando sale. No se imagina otro futuro lejos del Atleti. "Está claro que soy muy feliz. Amo este club, le debo la vida. Confiaron en mí cuando me operaron del corazón. Espero seguir así", confesó Correa.


El argentino tuvo que apartarse de los terrenos de juego debido a una dolencia cardíaca detectada en la revisión médica previa a la firma con el club colchonero. Por aquel entonces, Correa venía de jugar en ​San Lorenzo y tenía 19 años cuando fue operado de un tumor benigno en el corazón en el verano de 2014. Seis meses después de la intervención, Correa volvió a calzarse las botas con una cicatriz grabada en su pecho.


El club y Simeone podrían no haber firmado, pero confiaron en Correa desde el principio y el atacante no les ha decepcionado. Su compromiso y dedicación están fuera de toda duda, al igual que su amor por las franjas rojiblancas. Ahora, el futbolista atraviesa un gran momento de forma y se mostró satisfecho con su situación. "Muy contento por el presente que estoy teniendo, que sirve para ayudar. Espero seguir así", concluyó Correa.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!