​Banfield le ganó el clásico a ​Lanús de visitante. Fue un triunfo muy importante para el Taladro, que se encuentra peleando por no descender y que necesitaba conseguir los tres puntos para lo que se viene.


El triunfo fue muy celebrado por los jugadores y por los hinchas que se juntaron luego a festejar. La gente se concentró en la intersección de las calles Maipu y Alsina, un lugar al que habitualmente concurren después de esta clase de victorias. Lamentablemente, todo terminó la peor manera y hubo que lamentar hechos de violencia.


Era todo alegría para los fanáticos de Banfield, hasta que vieron a una familia con ropa de Lanús que estaba en el auto por la zona. Le rompieron el vehículo, le dieron una paliza al hombre que manejaba, se robaron las camisetas de las hijas del matrimonio y las terminaron quemando.


“Me rompieron todo el auto cuando volvíamos tranquilos de la cancha, sin hacer quilombo, en familia y con mis hijas adentro. Nos robaron las camisetas de Lanús y a mi marido le rompieron la cara. Me rompí el orto para poder tener mi primer auto para que vengan diez gorilas y me lo hagan pelota. Los felicito por el triunfo pero... Ubíquense”, publicó la madre en sus redes sociales. Otro hecho vergonzoso