El sábado 16, Universidad de Chile recibirá a Everton en el Estadio Nacional, donde se espera estadio lleno y también manifestaciones. Intendencia está atenta.


El próximo fin de semana regresa el fútbol chileno a las canchas luego de un mes de paralización debido al estallido social que mantiene protestas y violencias en las calles de gran parte del país.


Tras el anuncio, diversas hinchadas han mostrado su descontento y han anunciado que tomarán medidas para boicotear los partidos debido a que el Gobierno no ha escuchado las peticiones de la gente.


Ante esto, en la Intendencia Metropolitana prestarán la mayor atención al duelo del sábado 16, a las 15:00 horas, entre Universidad de Chile y Everton en el Estadio Nacional, donde se esperan sobre 40.000 personas y muchas manifestaciones en las tribunas.


“Primero decir que para el Gobierno no es opción jugar los partidos sin público. No tenemos ningún problema con que vayan 40 mil personas a ver a Universidad de Chile”, declaró Felipe Guevara a El Mercurio.


Lo cierto es que si se está evaluando tomar serias medidas si sucede algo en el encuentro de los azules, sobre todo después de las amenazas de las hinchadas, donde está incluida Los de Abajo.


Según trascendió desde Intendencia, si suceden desmanes mayores en el Estadio Nacional, la opción de no jugar el Clásico entre Universidad Católica y Colo Colo, además de la suspensión del resto de la jornada está sobre la mesa.