​Ernesto Valverde no pasa por su momento más feliz desde que es entrenador del ​Barcelona. Las críticas al Txingurri cada vez son más constantes y más fuertes, a quien los resultados tampoco le han acompañado desde la fatídica noche de Liverpool. Hoy, en la rueda de prensa previa al partido ante el ​Celta, por la jornada 13 de ​Liga, Valverde salió al paso de las críticas.


"Este año hemos perdido en poquísimas jornadas lo que perdimos en todo el año pasado. Lo normal es que las ligas sean apretadas. Lo anormal es sacar tantos puntos al segundo o al tercero como en los años anteriores", comentó el entrenador culé, defendiendo su trabajo hasta el momento, agregando que "hace una semana esto era una autopista", cuando el Barça acumulaba seis victorias seguidas.


La necesidad principal del equipo, según el entrenador, pasa por conseguir nuevamente una victoria, esa que se le escapó en cuestión de seis minutos ante el ​Levante. Valverde, además, destacó al Celta a pesar de su mal momento actual: "Tienen buenos jugadores y no es normal que lleven tan pocos goles con esos jugadores tan buenos en ataque. Creo que saldrán de ahí".

Ernesto Valverde, head coach of


A pesar de las críticas recibidas y su futuro en cuestión, el Txingurri aseguró que estuvo comiendo con Bartomeu y que se siente "apoyado" y "respetado". Con respecto a Griezmann y su inclusión en el juego del equipo, el técnico respondió que el francés está acostumbrado a un juego distinto al del Barça: "Aquí maduramos más la jugada. Es cuestión de encontrar el timing adecuado". 


Finalmente, de cara al partido de mañana, Valverde no confirmó la presencia de ​Luis Suárez en el equipo. "Vamos a ver el entrenamiento. Pensamos que puede estar, pero ya veremos", aseguró. El conjunto catalán se juega nuevamente seguir en la cima de la tabla, mientras que el Madrid jugará su partido ante el Eibar horas antes.