​No todos entendían al ​Barcelona cuando en enero de este año fichó a Frenkie de Jong por 75 millones de euros. Pero los meses posteriores han confirmado que el suyo ha sido un fichaje ideal, desde lo económico y desde lo deportivo. Su inclusión en el conjunto catalán ha sido casi perfecta, con un rendimiento altísimo.


Su último semestre en el Ajax, liderando al equipo a las semifinales de la Champions, y su notable inicio en el Barça han disipado las dudas en cuanto a su fichaje. Pocos se acuerdan ya de los 75 millones que los culés pagaron por él.


El centrocampista holandés es un fijo para Ernesto Valverde, quien le ha puesto en los once partidos disputados hasta ahora de la temporada. De Jong, incluso, ha relegado a ​Rakitic a otro plano, y ha compartido medular con todos sus compañeros de posición. Ayer, ante el Eibar en Ipurua, el de Gorinchem se fue aplaudido por la afición rival.

Frenkie De Jong,Ivan Rakitic


El fútbol de De Jong encaja perfectamente con la filosofía de juego del Barça, aunque su posición más natural sea la de mediocentro, de la que Busquets sigue siendo dueño. El holandés es el quinto futbolista en ​Liga con mayor acierto de pase, con un 92,5%. Su proyección promete ser aún mejor que su presente. Su fichaje, el mejor del pasado mercado, es un fichaje sin lunares.