​El futbolista colombiano tiene claro que esta segunda oportunidad que el destino, o el ​Real Madrid, le ha brindado para triunfar de blanco podría ser la última y no parece que vaya a desaprovecharla.


​James Rodríguez regresó de Munich tras dos años y terminó quedándose pese a los rumores con el único plan de recuperar el cariño de la grada, ganarse la confianza de Zidane y hacerse con un puesto en el once titular.


El Nápoles y el Atlético de Madrid tentaron al cafetero, que prefirió la camiseta madridista y asumió el complicado reto de jugar de nuevo en el conjunto blanco. Para ello, lo primero que debía hacer era alcanzar su mejor estado de forma y demostrarlo en los entrenamientos. Una vez superado el primer escollo Zidane le dio la oportunidad de hablar sobre el césped y con sus primeras actuaciones se ganó los elogios del francés.


James Rodriguez,Zinedine Zidane


Sin embargo, aún no parece haberse ganado por completo al técnico galo, que ante el Granada le introdujo como último cambio. La reacción de James fue la mejor posible, saltó al terreno de juego aclamado por su afición, corrió y trabajó como el que más, robó tres balones y remató sus diez minutos con un gol que celebró efusivamente con la grada del Santiago Bernabéu.


El colombiano se quitó la camiseta y dejó claro que la siente, que marcar con el Real Madrid tras dos años y medio es un alivio para él, y que quiere seguir vistiendo de blanco. James demostró que el Erasmus en Alemania le ha servido para madurar, para entender que el talento se queda corto sin esfuerzo, y eso es lo que debe ver Zidane en él: un centrocampista capaz de dar lo mejor tanto en labores defensivas como con sus destellos en ataque.


James Rodriguez


Para redondear su semana en el Real Madrid, el cafetero acordó con su seleccionador no acudir a este parón internacional para continuar con su progreso en Valdebebas, ante la atenta mirada de 'Zizou'. Una muestra más del compromiso de James Rodriguez, un nuevo motivo para confiar en que su mejor versión está cerca, una razón para dejar aún más claro que será importante en este equipo y que venderle habría sido un auténtico error.