​Luego de haber caído en casa la jornada pasada ante ​Necaxa​Monterrey necesitaba conseguir la victoria de local contra el ​Puebla en la jornada 10 de la ​Liga MX, sin embargo, pese a obtener los 3 puntos, el partido terminó por exhibir el mal momento de un cuadro regiomontano que quedó a deber nuevamente y que tiene a su afición desesperada.

Los Rayados llegaron al medio tiempo sin complicaciones y ganando 2 a 0 ante el penúltimo lugar de la tabla, pero en la segunda mitad se fueron complicando las cosas y el equipo de La Franja, aquel que sólo ha ganado un partido en el certamen y suma 6 puntos de 27 posibles, alcanzó a empatar el marcador ante el equipo más caro del continente; para fortuna de la afición albiazul, finalmente Nicolás Sánchez calmó las aguas e hizo el tanto de la victoria 3 a 2, en un partido que se sufrió más de lo que se debía.


La Pandilla regresa a zona de liguilla con estos 3 puntos, pero la realidad es que nuevamente la victoria opaca el mal funcionamiento y el desastre futbolístico de Diego Alonso, quien no logra darle una identidad a este equipo, mismo que terminó tirando pelotazos y no como un método de ataque, sino por la incapacidad para saber cómo atacar, incluso ante un club tan inferior.

El cuadro del norte cada vez preocupa más a su afición, pues ha dejado de ser ese equipo competitivo y aterrador que era años atrás por el nivel de su plantilla, y actualmente parece estar más alejado que nunca del título, ya que pese a contar con elementos con grandes habilidades, Alonso no está siendo capaz de aprovechar la potencia de su plantel ni cumplir con las exigencias de directiva y afición. 


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!