Por fin se ha hecho justicia. Durante muchos y muchos años hemos visto como la figura del portero ha sido olvidada. El guardameta, el arquero, el cancerbero, el tipo de debajo de la portería… no importaba lo que hiciera, no tenía opción al Balón de Oro. Los votantes (jugadores, entrenadores y periodistas) preferían los goles que al que los evitaba, las filigranas que los saltos acrobáticos. Solo un meta fue capaz de conquistar a todos, el soviético Lev Yashin. Ahora le harán honor con el nuevo galardón de la revista francesa, el que ofrecerá al mejor portero de la temporada. Tal vez con esto llegue el tiempo de los homenajes… pero no manchen el premio del trofeo.

WORLD CUP-1958-ENGLAND-USSR KJ02-BIO-YACHINE


France Football va a reconocer por fin la tarea de los porteros. Son muchos los que deberían haber sido reconocidos desde hace infinidad de tiempo. Entre todos destaca un nombre: Gianluigi Buffon, parece impensable que su figura no haya sido galardonada con un Balón de Oro. Algo más bajo y con acento español, otro nombre sale a la palestra: Iker Casillas; héroe del Mundial y algunos encuentros de las Eurocopas, fue el eterno olvidado. La gala del próximo Balón de Oro debería servir para homenajear a estas dos grandes figuras y, por qué no, también a la de Oliver Kahn. Un premio honorífico que reconozca su valor.

FUSSBALL: 1. BL 02/03, VFB STUTTGART - BAYERN MUENCHEN 0:3


No sé si el premio honorífico debería también recibir el nombre de la Araña Negra, pero sí que ha de ser una excepción y nunca entrar en el verdadero galardón. Dedicar su primer año para homenajear a un portero que no juega o que esté fuera de forma, sería echar por la borda la heroicidad y desprestigiar un premio que aparentaría ser de consolación. Las figuras de los grandes guardianes de la línea de gol de antaño deben ser recordadas con honor y siempre se merecerán un reconocimiento, más vale tarde que nunca, pero nunca por encima del actual. Los candidatos al Lev Yashin han de ser porteros de la talla de Alisson, ​Ter Stegen u Oblak. Dejemos al premio tranquilo e inventemos otros para que el fútbol pida disculpas a Gianluigi Buffon. Bien las merece el italiano.