​En el segundo amistoso de esta ​Fecha FIFA, México cayó y de fea manera en el partido disputado en San Antonio, Texas, ante una Argentina plagada de suplentes que volvió a ser superior al cuadro mexicano titular, manteniendo la racha de 15 años sin perder ante el combinado mexicano al vencerlos 4-0.


Pero no todo es malo con esta derrota; el Tri se había mantenido invicto hasta este juego desde la llegada del Tata Martino a la dirigencia, y aunque se habían obtenido resultados positivos ante equipos del nivel de Chile y Paraguay, la realidad es que caer ante Argentina es lo mejor que le pudo pasar al combinado nacional.

La derrota llegó para hacerle ver, no sólo a Martino, sino también a la afición, los problemas y debilidades que tiene el cuadro mexicano, mostrando que claramente no está al nivel de las mejores selecciones del mundo como el Tata ya había aclarado en el pasado y exhibiendo el pobre nivel de algunos de los elementos aztecas, así como algunos arreglos tácticos que tendrá que hacer el propio DT.


El desempeño general no fue el mejor, pero lo mostrado por Carlos Salcedo, de quien es ridículo su llamado a selección en este punto de su carrera, y Néstor Araujo, es para preocupar, pues junto al pobre futbol expuesto por Diego Reyes en el juego anterior, queda claro que hoy por hoy el único central en el que se puede seguir confiando es en un ya veterano Héctor Moreno. 

Dicen que aprender ganando siempre es mejor, pero hoy lo que necesitaba el Tri era un cubetazo de agua fría que hiciera entender que no todo es color de rosa con esta selección, que hay mucho por mejorar y que hay puestos que deben de ganarse con futbol de calidad, pues de otro modo, sólo se seguirá siendo el fabuloso gigante de CONCACAF y el pequeño del resto del mundo.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!