​Insólito desde donde se mire. El delantero Lukaku, tras el encuentro del ​Inter ante el Cagliari, se quejó de los insultos racistas que llovieron de las gradas cuando él cobraba un penal, pero luego recibió una crítica de la hinchada de su propio equipo, justificando los actos de los seguidores del cuadro rival.


Los miembros del L’Urlo della Nord (Curva Norte), del Inter, publicaron una carta en sus redes sociales donde increpan a Lukaku por sus reclamos a la hinchada del Cagliari, asegurando que en Italia no son racistas "como en otros lugares de Europa" y que solo son técnicas para desconcentrar a los jugadores rivales.


“Sentimos que hayas pensado que lo que ocurrió en Cagliari fuera racismo..Italia no es como otros países del norte de Europa donde el racismo es un problema REAL...te pareció racismo pero no lo fue. Aquí usamos diferentes vías para ayudar a nuestros equipos y poner nervioso al rival”, fue la absurda respuesta de los aficionados.


Lukaku ha sufrido actos racistas en Inglaterra, y ahora se quejó por vivir lo mismo en sus primeros partidos con la camiseta del Inter.