​El ​América se ha caracterizado por comprar buenos jugadores, principalmente en Sudamérica, pero en este mercado, así como en los anteriores, la directiva azulcrema se está tardando demasiado tiempo en renovar la plantilla. 

El ​América sufrió bajas considerables este mercado de traspasos. Agustín Marchesín, Edson Álvarez y Mateus Uribe abandonaron Coapa rumbo a Europa, además que Nicolás Castillo, Henry Martín, Giovani dos Santos, Emanuel Aguilera y Nicolás Benedetti se encuentran lesionados, dejando más que debilitado al plantel de Miguel Herrera. 


Cuando se dieron las bajas iniciales de Álvarez y Uribe, el 'Piojo' Herrera aseguró que confiaba en el plantel, que fichó a Leonel López y Rubén González como alternativas de mediocampo. Tres semanas después, el ​América se ve más débil y a pesar de que se han obtenido resultados en liga, el plantel de las Águilas simplemente ya no es el 'trabuco' que se pensaba al inicio de la temporada. 


En los partidos contra ​Morelia​Tigres y Atlanta United, quedó evidenciado como ​América tiene muchas zonas de mejora, principalmente en defensa, pues con Aguilera lesionado, tanto Paul Aguilar como Carlos Vargas dejaron mucho que desear en la posición de central. La Liga MX ya va entrando su jornada 6 y las Águilas aún no han reforzado estas zonas tan críticas. 


Como se vio el semestre pasado con Nicolás Castillo y Nicolas Benedetti, el ​América trae a sus refuerzos de manera tardía. Ambos debutaron hasta la jornada 6, un tercio del torneo, lo que les dejó poco tiempo de adaptación, que se vio reflejado en las lesiones de ambos jugadores, pues no terminaron de agarrar ritmo, por la falta de pretemporada. 


El ​América no aprende de sus errores y este torneo están dejando los refuerzos para el último. De acuerdo a Rubén Rodríguez, los azulcremas anunciarían tres refuerzos la siguiente semana, por lo que mínimo debutarían hasta la jornada 8, cuando las Águilas enfrenten al Atlas. 


La directiva tiene que acomodar las prioridades y trabajar con el mayor tiempo posible en la búsqueda y compra de nuevos jugadores, pues con el mercado de la Liga MX cerrado, tendrán que incorporar jugadores de fuera, que tendrán que adaptarse a una nueva liga, una nueva ciudad y un nuevo equipo.