Como buenos aficionados mexicanos siempre queremos creer que la ​selección nacional está para ser campeón del mundo y para competir contra cualquier potencia, pero la realidad es que aceptar nuestro lugar, uno por debajo de esos grandes combinados, es el primer paso para comenzar a corregir y mejorar. 


El Tata Martino no ha dejado de ser brutalmente honesto y tajante a la hora de declarar desde su llegada al timón del Tri, pues ahora ha hablado sobre esa realidad que siempre ha vivido la selección mexicana y que ahora incluso Yon de Luisa, presidente de la federación, respaldó. 


"Es un análisis profundo, real y que nos pone a trabajar. Queremos competir con las grandes selecciones. El ganarle a Alemania fue un gran logro, pero hay que hacerlo de forma consistente y cuando se haga, estaremos bien. Hay más de 200 países en FIFA y estamos en los primeros 16", fue lo que declaró el mandamás de la FMF.

México no es una potencia porque no se maneja como tal; la selección ha priorizado el negocio y la realización de partidos que sean benéficos económicamente sobre lo deportivo. Incluso el nivel de los futbolistas, pese a ser mejor que el de años pasados con jugadores en las mejores ligas y siendo piezas fundamentales de esquemas importantes, aún no están a la altura para pensar en ser una potencia mundial como conjunto en el tricolor. 

El Tata Martino entiende esta situación y la comparte, él no viene a vender humo ni a subir a los aficionados a las nubes con promesas. Él viene a trabajar, a ayudar a crecer a una selección que se siente muy cómoda con el nivel que maneja en una confederación que no le exige más y que por lo mismo no logra escalar en sus objetivos, siendo el ejemplo más claro, la ausencia del quinto partido en cada una de las Copas del Mundo disputadas.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!