La primera jornada de LaLiga Santander ya ha finalizado. En ella ha tenido que intervenir el VAR en varias ocasiones, y sobre todo para realizar expulsiones. El asistente arbitral ha cambiado ciertos puestos de la tabla, tanto de la zona de arriba como de la zona de abajo.


Si el VAR no existiera el líder sería el Sevilla y no el​ Real Madrid, como lo es ahora, por la diferencia de goles. En la zona baja, el ​Barcelona está el quinceavo tras perder en San Mamés, y sin el VAR estaría el diecisieteavo, dos puestos más abajo.



Pese a ello, es obvio que en la primera jornada no se puede tener como referencia la tabla de clasificación, y hay que esperar más para que nos diga algo de verdad, pero lo que está claro es que el VAR ha llegado para quedarse.