Cinco jugadores que la rompieron en el fútbol argentino pero fracasaron en Europa

1. Rubén Botta

Su habilidad con la pelota y su capacidad para desequilibrar defensas captaron la atención del Inter, equipo que se lo llevó en 2013. Le llevó tiempo debutar debido a una lesión que arrastraba y cuando lo hizo no mostró el nivel necesario para permanecer en un cuadro tan importante como el neroazzurro. Pasó a préstamo a Chievo Verona, pero la historia se repetiría allí también. En 2015 lo compró Pachuca y en 2017 volvió a la Argentina, al igual que muchos de esta lista, para jugar en San Lorenzo.

2. Ricardo Álvarez

Desde su debut en Vélez quedó claro que Ricky era un jugador distinto. Con el Fortín fue campeón y figura del Clausura 2011, torneo que lo llevó al Inter a la temporada siguiente. Tras un primer año cargado de lesiones, tuvo una aceptable segunda temporada que lo metió entre los 23 de Sabella para el Mundial. Tras la Copa, pasó al Sunderland a préstamo donde tampoco tuvo un buen paso. Volvió a probar suerte en Italia con la Sampdoria y desde mediados de 2018 se desempeña en Atlas de Guadalajara.

3. Ricardo Centurión

Centurión parece ser un jugador hecho para el fútbol argentino ya que en sus dos primeras experiencias fuera del país no le ha ido nada bien. Campeón con Racing y con Boca, tanto en el Genoa, donde jugó en 2013/2014 y en 2017, como en Sao Paulo, no logró afianzarse. ¿Podrá revertir esta imagen en México?

4. Denis Stracqualursi

Gimnasia y Tigre fueron los pasos previos del delantero antes de su salto al fútbol europeo. El Everton lo recibió en la temporada 2011/2012 y aunque Denis logró marcar algún que otro gol, su estadía en la Premier duraría apenas un año. Volvió al país para jugar en San Lorenzo y luego seguiría en Baniyas de Emiratos Árabes Unidos, Emelec, Lanús, Independiente Santa Fe y Aldosivi, hoy se encuentra en el Nacional B con Atlético de Rafaela.

5. Mario Bolatti

Surgido en Belgrano, fue comprado por Porto y regresó a Argentina para jugar en el Huracán subcampeón 2009 de Cappa. Tras aquella magnífica actuación llegó a la selección y tuvo una nueva chance en Europa jugando para Fiorentina, pero tampoco rindió y al año ya estaba de vuelta en Sudamérica con la camiseta de Inter de Porto Alegre.