​El conjunto rojiblanco disputó ayer su primer encuentro en esta pretemporada ante un Numancia que, pese a su menor entidad, no le puso las cosas fáciles a los de Simeone. El ​Atlético de Madrid se impuso por tres goles a cero en una segunda parte en la que si demostró su mayor categoría casualmente con el equipo teóricamente suplente en el que los ​fichajes y los jóvenes pudieron sobresalir.



Lo primero a destacar es el hecho de estrenarse ganando, algo que siempre da un plus de ánimo tanto al equipo como a la afición, aunque fuese contra un rival como el Numancia. El técnico argentino planteó un once inicial con once futbolistas que veremos entre los fijos a lo largo de todo el curso con los recién llegados como principales atractivos. Trippier, Hermoso, Lodi, Marcos Llorente y João Félix acompañaron a Oblak, Savic, Saúl, Lemar, Costa y Morata.


En segundo lugar vale la pena resaltar que la mejor versión la vimos en el segundo tiempo, cuando todos estos se fueron al banquillo para dejar paso a una alineación de canteranos y fichajes. Los jóvenes le dieron frescura y velocidad al juego rojiblanco, mientras que los fichajes se lucieron, sobre todo en ataque, incluso Felipe y Saponjic, que fue de los últimos en saltar al césped, celebraron sus primeros goles.



Hablando de caras nuevas, todos ellos dejaron unas muy buenas sensaciones sobre el terreno de juego. En el primer tiempo el atractivo principal fue ver a João Félix, que dejó detalles de su calidad desde el inicio y por desgracia se retiró lesionado en el minuto 29. Hermoso puso la seguridad atrás, Llorente el control en el medio y tanto Lodi como Trippier dejaron claro que lo suyo es más el ataque que la defensa.


Fueron los nuevos que entraron tras el descanso quienes más se lucieron. Felipe no tuvo mucho trabajo atrás, pero cumplió cuando el partido lo requirió, y fue en ataque donde dejó muestras claras de sus capacidades. El portugués tuvo una primera ocasión para marcar y en la segunda que enganchó en el área mandó el balón al fondo de la red. Y Saponjic hizo lo propio al completar una jugada brillante, una transición en tres toques que terminó con el segundo gol atlético.



Es precisamente esa jugada el mejor ejemplo de lo que pueden aportar los canteranos al primer equipo. Salida desde atrás, apertura a banda, una pared vertiginosa y un pase al centro del área para que el delantero serbio se estrenase como goleador. Los jóvenes dejaron una gran imagen y se ganaron la confianza de Simeone, que podría darles minutos a lo largo de la temporada visto lo visto.



Finalmente, el más destacado del encuentro al completar una segunda parte sobresaliente fue Vitolo. El canario hace ya tiempo que aterrizó en Madrid, pero si consigue demostrar que de nuevo ha recuperado su mejor nivel puede ser uno de los mejores fichajes para Diego Pablo Simeone. Ayer abrió el marcador con un remate de cabeza tan complicado como bien ejecutado y dejó detalles tanto en ataque como en defensa.