Corría el minuto 93 en el partido entre la Juventus y el Tottenham y parecía que el partido terminaba empatado en 2. Un error del debutante Rabiot generó que Harry Kane reciba la pelota en la mitad de cancha y, su olfato goleador, le llevó a rematar desde ahí.



La pelota viajó todo el camino desde el punto central hasta la red y sorprendió al propio Szczesny​ que, al ver que la jugada era muy lejos, no temió. Un auténtico golazo del mejor futbolista inglés del momento.