​Marcelo Bielsa suele ser noticias por sus locuras como entrenador, por sus decisiones tácticas y hasta por la forma en que declara con la prensa. Ahora, mientras se prepara para una nueva temporada con el Leeds, vivió una situación que nada tiene que ver con el fútbol.


Luego del triunfo por 5 a 0 contra el York City en el primer partido amistoso de pretemporada, los jugadores y el entrenador estaban abandonando las instalaciones y había mucha gente esperándolos como suele ocurrir.


El Loco estaba en su auto y allí le hicieron señas para que salude a a Riley, un nene con una enfermedad genética que le impide caminar con normalidad. Bielsa inmediatamente se acercó al chico que estaba en silla de ruedas, lo saludó, lo agarró a upa y se tomó una foto con él.


La madre del niño publicó la tierna situación en sus redes sociales y no tardó en ​viralizarse. Hinchas del Leeds y fanáticos del fútbol llenaron de elogios a Bielsa y le agradecieron por el gesto que tuvo.


No es la primera vez que se ve al argentino acercándose a la gente y teniendo actitudes de este tipo. Es algo que siempre lo caracterizó y gracias a las redes puede tener mucha más visibilidad.