Tras un intenso entrenamiento matinal, Gabriel Milito llega puntual a la sala de prensa del predio que Estudiantes de la Plata tiene en City Bell. En la previa, una foto antigua ubicada en un costado del lugar se roba las miradas: Carlos Salvador Bilardo y Juan Sebastián Verón (el padre de la Brujita) destellan juventud, mientras posan junto al resto del equipo ‘pincharrata’ que ganó todo en la década del 60.


Vestido con un abrigado camperón del club, indispensable para combatir el frío que se hizo presente por estas latitudes, Milito también puede presumir un buen estado físico. Algún desprevenido, y poco informado, espectador podría suponer que se trata de un futbolista en actividad.


La Superliga de Argentina comenzará a finales de julio por lo que todos los equipos están ultimando detalles en su preparación para el segundo semestre del año. Con Milito al frente del primer equipo, en lo que representa su segundo período en la institución, Estudiantes se prepara para luchar bien arriba en el campeonato.


¿Cuáles son las metas para esta temporada?

Formar un gran equipo que sea competitivo. Poder desarrollar una idea futbolística bien marcada y definida, donde todos nos podamos sentir identificados. Me refiero a los jugadores y, por supuesto, también a la gente, que son los que nos van a acompañar.


¿Estás conforme con los refuerzos que pudieron conseguir?

Sí, muy conforme. Hay que destacar el esfuerzo que hizo el club con estos dos primeros refuerzos que llegaron (ndR: llegaron Federico González, de Tigre, y Ángel González, proveniente de Godoy Cruz).


No era nada fácil poder quedarnos con ellos porque son jugadores que han tenido en el último campeonato un rendimiento muy alto y eran requeridos por otras instituciones. Y, sin embargo, hoy los podemos tener con nosotros. Realmente estamos muy contentos.


Hablemos un poco de tu paso por Independiente. Daniel Garnero dijo hace no mucho tiempo que se fue del club con una sensación negativa, que no lo vivió tan bien por su pasado como ídolo. ¿Te pasó algo similar?

En aquel momento, tomé la decisión de irme, a lo mejor un poco pronto. Hubiese preferido quedarme más tiempo y que me vaya mejor. Pero esto es fútbol: uno trabaja, se esfuerza a más no poder y después los resultados pueden llegar o no.


Me fui convencido de lo que estaba haciendo y después de notar que había dado todo lo que tenía de mí.


Dijiste que te fuiste pronto. ¿Te arrepentiste en algún momento?

Fue pronto por el tiempo pero la situación daba para irme. Fue una decisión personal.

Tenía una ilusión extremadamente elevada de cara a ese primer semestre, que fue cuando llegué al club. Me puse metas que no tocaban y al no cumplirlas me sentí responsable por ser el entrenador.

Gabriel Milito


¿Volverías?

Lo veo muy difícil. Uno nunca sabe pero lo veo realmente muy complicado.


Venís de una familia muy futbolera. ¿Cómo vivían los clásicos en los que se enfrentaban tu hermano y vos? Está la recordada jugada en la que se insultaron en el medio de un partido.

Sí, esa fue una circunstancia inesperada. Ni Diego ni yo la imaginamos, pero para nosotros era algo natural. Crecimos jugando muchas veces en contra, ya sea en casa o con amigos. De ese tipo de peleas tuvimos muchísimas. El tema fue que lo trasladamos a un clásico, con toda la repercusión mediática que tiene.


Zaragoza's Argentine Diego Milito (L) fi

Para mis padres, que ese día estaban en la cancha, no fue muy agradable tampoco. Pero esa noche cenamos todos juntos y estuvo todo bien.


¿Qué les dijeron?

Lo hablamos y nos reímos. Quedó todo en una anécdota.


En 2003, con apenas 22 años, Gabriel Milito partió hacia Europa. Lo esperaba el poderoso Real Madrid y su conjunto de galácticos. Sin embargo, el sueño se convirtió en pesadilla rápidamente: una revisación médica indicó que el jugador tenía problemas en su rodilla y el cuadro merengue se echó para atrás.


¿Qué recordás del momento en el que el Real Madrid dio de baja el pase por la supuesta lesión?

Para mí, era un paso muy importante. Primero, ir a jugar al fútbol europeo, al fútbol español. Y segundo ir al Real Madrid, con todo lo que eso implica. Yo tenía 22 años y era un vestuario donde ya había grandes figuras. Fui con una gran ilusión.


Cuando pasó eso, surgió la posibilidad de ir al Zaragoza. El Madrid me ofreció quedarme a préstamo por un año y si no tenía ninguna consecuencia de lesión en la rodilla, al año siguiente hacían la compra. Pero yo no lo acepté porque las condiciones por las que yo había viajado de Argentina a España eran otras. Por eso, decidí aceptar la transferencia al Zaragoza.


Fue un gran acierto, viendo como fue todo después. En Zaragoza fueron 4 años maravillosos, donde la pase realmente muy bien. Nos tocó ganar títulos, tuve la suerte de jugar con mi hermano y además fue lo que me permitió llegar al Barcelona.


¿Tuviste algún diálogo con Valdano? Se habló mucho sobre supuestas peleas...

No pasó nada. Yo entiendo perfectamente que si el cuerpo médico del Real Madrid no estaba convencido de mi fichaje de acuerdo a los estudios era razonable lo que hicieron. Por suerte, cuando a los tres días hice la revisión médica con el Zaragoza todo estaba mejor. De no ser así, hubiese regresado a la Argentina. Mi sueño era jugar en Europa y en España.


¿Cuáles fueron tus sensaciones al ganarle la Copa del Rey al Real Madrid? ¿Lo tomaste como una revancha?

Esa final para nosotros fue histórica porque se trataba del Real Madrid de los galácticos: Casillas, Roberto Carlos, Beckham, Zidane, Figo, Raul, Ronaldo.


Gabriel Milito

Y nosotros éramos un equipo que esa esa temporada había ascendido de Segunda a Primera. Llegamos cinco jugadores (Villa, Savio, Alvaro, Ponzio y yo) y nos acoplamos muy bien al grupo que ya estaba, que de por sí tenían mucha calidad. Estaban Galetti, que en esa final hizo el 3 a 2, más algunos chicos de divisiones inferiores del club que realmente jugaron muy bien.


Estábamos convencidos de que esa final la podíamos ganar. Para la gente, casi era ver cuántos goles le metía el Madrid al Zaragoza. Estábamos confiados porque ya habíamos eliminado en cuartos al Barcelona, que tenía otro gran equipo. Llegamos a ese partido con mucha humildad, en silencio, pero convencidos de que podíamos ganar. Lo disputamos y lo ganamos justamente.


¿Fue el título más importante de tu carrera?

No. Fue un título muy importante pero no me puedo olvidar el campeonato con Independiente en 2002. La Supercopa de España también, que hasta ese momento Zaragoza no la tenía. Le ganamos al Valencia, que era el último campeón del fútbol español. Y después todos los logros con el Barcelona. Todos los títulos fueron muy importantes.


Dejaste un gran recuerdo en el Barcelona, a pesar de todas las lesiones.

El primer año en Barcelona fue bueno, jugué prácticamente todo el año. Después, me lesioné en una semifinal de Champions ante el Manchester, donde quedamos eliminados. Me tuvieron que operar y a partir de ahi la recuperación fue muy cuesta arriba. Inimaginable para mí y para los médicos.


Barcelona's Argentinian defender Gabriel

Puse mucho esfuerzo y tuve mucha contención de mi familia, de la gente que me rodeaba y también del club: desde el presidente Laporta hasta Guardiola, su cuerpo técnico y mis compañeros. Los médicos del Barca nunca me dejaron solo, me acompañaron durante un año y medio siempre. Fue un gran sostén en un momento bastante complejo. Tengo un agradecimiento eterno por todos ellos, a lo mejor no hubiese sido posible volver a jugar sin su ayuda.


Después de esa larga recuperación volví a jugar y disfruté muchos momentos. Ese equipo fue único, sobre todo para los que estuvimos dentro, en el día a día.


¿Cómo era compartir equipo con un personaje Zlatan Ibrahimovic?

Con Ibra la pasabamos muy bien. Él se adaptó muy bien al grupo, siempre fue uno más, un chico que con nosotros no tenía problemas, al contrario. Llegó con mucha humildad a trabajar.

En Barcelona cada uno sabe qué rol cumple. Éramos un equipo donde cada uno naturalmente reconocía cuál era su rol. Ibra llegó y se acomodó a eso.


¿No le costó encajar?

A lo mejor le costó adaptarse al estilo de juego pero a pesar de eso hizo muchos goles. Fue una buena temporada. De haber continuado, estoy seguro que al año siguiente hubiese sido mejor. Jugar en Barcelona, cuando venís de otro lado, te lleva un tiempo para adaptarse por el modelo de juego que tiene. Por eso los chicos que salen de la cantera del Barca y empiezan a jugar en el primer equipo destacan. Vienen jugando a eso desde hace 6 o 7 años.


Dijiste alguna vez que "Guardiola está un paso adelante". ¿A qué te referías?

Uno a veces es injusto porque tuve grandes entrenadores y no conozco a muchos otros. Pero me refería a que Pep es una máquina de innovar cosas nuevas para que los rivales nunca te puedan descubrir y controlar el juego.


Eso aprendí, que no hay dos partidos iguales en cuanto al planteamiento táctico, pero sí hay un estilo bien definido: tener la pelota, atacar todo el tiempo, cuando se pierde recuperarla, presionar constantemente, jugar lejos del otro arco, iniciar jugando. Eso como idea general.


Lionel Messi,Gabriel Milito,Josep Guardiola

Después, cada partido tenía su propio matiz táctico. En ese sentido es que todos los que pasamos por sus manos hemos evolucionado con relación al juego. Nos hizo ver el por qué de cada cosa, para qué se hacía. El estilo es uno solo pero no hay dos partidos iguales a la hora de plantearlos.


¿Por que le cuesta tanto ganar la Champions League?

El fútbol es muy complicado, ganar la Champions es muy difícil. Estuvo cerca: en Alemania jugó 3 semifinales y en esta ultima quedo eliminado con un gol de VAR, donde fue ampliamente superior y pudo haber jugado la final. Y después es lo de siempre, la línea es muy finita entre ganar o perder.


La primera Champions que nosotros ganamos, con el equipo del triplete, en la semifinal con Chelsea pasamos gracias a un gol de Iniesta a los 91, con uno menos y todos al ataque. Con un mal despeje de Essien, que tenía para sacarla al lateral y le erró. Le quedó a Eto'o que le metió un pase a Leo, que se la pasó a Iniesta y metió un gol al ángulo. Ese mismo tiro va afuera y no ganamos la Champions.


No creo que sea un tema de que a él le cueste la Champions, sino que la Champions es muy complicada y dependés de esos pequeños matices, de alguna jugada puntual.


En el desarrollo de los partidos claramente domina y supera a los rivales. No es casualidad que bata records todo el tiempo. Uno dice que en Alemania el Bayern Múnich siempre gana la liga, los últimos 7 años consecutivos. Eso es verdad. Pero con más cantidad de goles lo logró él, con menos en contra también. Es el entrenador que llegó a la victoria 50 en el fútbol alemán en 62 partidos. Esos datos hablan de su capacidad.