​El defensa francés Hérold Goulon vivió un momento insólito en el fútbol de Malasia, donde se convirtió en el héroe de su equipo, el Pahang, al definir el paso a la final con un ​golazo de tiro libre desde media cancha cuando se jugaban los minutos adicionales ante el Perak.


Goulon, quien cuenta con 31 años, tomó el balón tras la falta de un rival en su propio campo, y, buscando quemar tiempo para que pasen rápidos los minutos y se mantenga la ventaja de 2 a 1 que tenían hasta ese momento, decidió hacer un remate largo hacia el área chica.


Lo que pocos esperaban es que el remate sorprenda al guardameta del Perak salido de su arco, siendo sorprendido por el balón, atinando apenas a tratar de impedir el tanto, sin éxito, viendo cómo todos los jugadores del Pahang corrían a abrazar a Goulon por su anotación.


El defensa, quien tuvo un paso en su carrera por la Premier League, vivió uno de los mejores momentos de su carrera, y su gol da hado la vuelta al mundo.