​Gerardo Martino llegó al Tri después de mucho tiempo sin que la Selección Mexicana consiguiera a un sustituto para Juan Carlos Osorio, sin embargo, la forma en que el colombiano dejó a la selección, obligaba a que el nuevo mandamás demostrara que México tiene la capacidad para gustar y ganar; En tan sólo 3 partidos, Martino lo ha hecho. 


La experiencia a nivel selección y con equipos altamente competitivos, facilitaron la integración del argentino al cuadro azteca y desde un inicio dejó plasmado claramente que es lo que busca tanto dentro como fuera de la cancha. 

Las impertinencias no fueron aceptadas desde el día uno y 'Tecatito' Corona funcionó como ejemplo, la forma en que el 'Tata' se ha dirigido personalmente a los distintos jugadores y ha formado un grupo, incluso con quienes no han sido llamados para esta última ocasión hablan muy bien de la experiencia del entrenador, que está comprometido a llevar al Tri a dar el siguiente paso. 


En la cancha no es distinto. México ha desplegado un futbol ofensivo, de mucho toque y dominio y ha conseguido muy buenos resultados ante Chile, Paraguay y Venezuela, anotando 10 goles entre los 3 partidos. 

Sin duda alguna Martino se ha acoplado muy bien a una selección que suele tener muchos problemas fuera de la cancha y que muchas veces traspasa al terreno de juego, pero la verdadera pregunta es si esta es la Selección Mexicana que veremos durante todo un proceso o si seguimos en la etapa de luna de miel, por ahora, la primera gran prueba para averiguarlo se llama ​Copa Oro