​Si, ​Cristiano Ronaldo se ha comprado un coche nuevo. Y si, se ha gastado más dinero del que la mayoría de mortales no llegará a generar a lo largo de toda su vida. El portugués presentó en su ​Instagram el último capricho que se ha permitido, un McLaren Senna valorado en 850.000 euros que suma a su amplia colección y ya pasea por las calles de Turín.


El futbolista luso es un auténtico apasionado de los automóviles y cuenta con un catálogo de lo más exquisito. En las últimas semanas se hablaba de que podría haber sido el comprador del último y único modelo de Bugatti, 'La Voiture Noire', que está a la venta por el 'módico' precio de 11 millones de euros.



Sin embargo, Cristiano Ronaldo ha querido ser más ahorrador para hacerse por poco menos de un millon de euros con una edición limitada que la marca británica puso a la venta en homenaje al que condujo en su momento Ayrton Senna. Tan solo se han fabricado 500 y el portugués no quiso quedarse sin el suyo.


Este McLaren estaba destinado al uso limitado a circuitos, pero tras hacer algunos arreglos han podido sacarle a la carretera, aunque difícilmente encuentres uno en la puerta de tu casa. Poco más de una tonelada, 800 caballos de potencia para llegar hasta los 340 kilómetros por hora con una aceleración de 0 a 100 en 2,8 segundos, chasis de fibra de carbono, alerón trasero regulable... Una montura que muy pocos caballeros pueden permitirse.



El portugués, tras hacerse con esta auténtica bestia de la carretera, tuvo la oportunidad de ver de cerca algunos coches que corren un poco más que su nuevo 'juguetito'. Cristiano estuvo, junto con su mujer y su hijo mayor, en el paddock del circuito de Mónaco el pasado jueves, donde pudo compartir tiempo y fotografías con Lewis Hamilton, otro que de coches sabe un rato largo, o al menos de cómo conducirlos.