​​Leo Messi no quiere ni oír hablar de ​Antoine Griezmann. El delantero argentino al parecer sigue molesto tras el 'numerito' que montó el francés la temporada pasada con documental incluido para finalmente seguir en el ​Atlético de Madrid, todo ello después de haber dado el 'sí' al ​Barça semanas antes.


Es por esto que cuando ayer fue preguntado en rueda de prensa por la posibilidad de que Griezmann aterrice este verano en el Barça, Messi fue rápido y claro ante los medios: "No opino de Griezmann", dijo casi susurrando mientras negaba con la cabeza con semblante serio y sin pestañear.

Hay que recordar que hace justo un año, Messi también fue cuestionado por la posible llegada del delantero rojiblanco. En aquel entonces le abrió las puertas diciendo que "obvio que me gusta. Es uno de los mejores jugadores ahora mismo. Yo no sé si es real que está o no pero nosotros estamos encantados de que vengan los mejores y Griezmann es uno de los mejores".


Sin embargo, ahora parece haberle clausurado esas puertas y ha decidido cerrar filas de cara a la final de Copa del Rey que jugarán frente al Valencia. El blaugrana además continúa muy afectado tras caer derrotado en las semifinales de la Champions ante el Liverpool, con una goleada en contra para remontar la eliminatoria, como sucediera el año anterior frente a la Roma.


En este sentido, tampoco quiso responder acerca de otro tipo de refuerzos, y se limitó a pedir perdón por la debacle de Anfield. "Eso le corresponde a otros. Fue un golpe muy duro y nos costó levantarnos. Estamos muy decepcionados, pero hasta ahí puedo decir yo", opinó el atacante.