El Real Madrid tiene enquistada la salida de Bale este próximo verano. Además de la falta de ofertas de aceptables por el jugador galés, el propio futbolista, a través de un miembro de su entorno, ha dejado claro que no tiene intención de abandonar el equipo.

Según AS, Bale tiene contrato hasta 2022 y espera cumplirlo. Cobra 14,5 millones de euros netos anuales, está a gusto en el equipo y no está dispuesto a perdonar ni un solo euro para abandonarlo.


Al jugador no le sentó bien el no poder despedirse el pasado fin de semana ante el Real Betis de la afición blanca. En tota lleva seis temporadas en el equipo y, aunque su temporada ha sido pésima, Bale entiende que ha dado grandes momentos al club y a la afición, como el gol de la final de Copa de 2014 o los dos tantos logrados el año pasado en la final de la ​Champions League. Tampoco entiende la actitud de Zidane, que ha terminado por sentenciarle en las últimas jornadas y que ni siquiera le dejó despedirse de la afición.


De momento no hay ofertas. Bale sigue contando con un buen cartel en la Premier League y ha tenido contactos para retornar a las islas británicas, pero ninguna propuesta formal. Entre sus posibles destinos, el interés del Real Madrid en ​Pogba acerca a Bale al Manchester United, pero también se especula con un posible retorno al Tottenham.

Gareth Bale

El ​Real Madrid, por su parte, ya ha rebajado sus expectativas y espera ingresar unos 70 - 80 millones por su venta, pero que a nadie se le escape de que podría facilitar su salida gratis con tal de ahorrarse los 14,5 millones de salario.