Es igual de importante saber perder, como saber ganar. En este caso hay que aplicar lo segundo. Esto ocurrió en la Liga sudafricana, en el encuentro entre el Orlando Pirates y el Polokwane City, cuando el equipo local ganaba 3 a 0. El jugador Thabo Qalinge recibe el balón en el minuto 91 y comienza a hacer regates sin sentido y sin oposición, al aire. Luego, cuando un rival se acerca, frena en seco y da un toque al balón, sin atreverse a regatearlo.


​​

Está claro que es una gran falta de respeto, regatear al aire en el minuto 90 es una violenta provocación. En estos caso se suele poner el ejemplo de ​Neymar, pero esto no tiene nada que ver, ya que es mucho más descarado. Neymar intenta hacer regates útiles que tienen cierto sentido aunque se puedan tomar como provocación, estos no tienen sentido alguno. 

Este futbolista debería estar avergonzado.