​El ​FC Barcelona tiene hoy una oportunidad única ante el Liverpool para clasificarse a la final de la Champions League que se celebrará en el Wanda Metropolitano el próximo día 1 de junio. Los de Valverde llegan al choque de Anfield con un resultado muy ventajoso, un 3-0 cosechado en el Camp Nou que pone la eliminatoria muy a favor, pero eso no significa que ya esté todo hecho.


Y es que probablemente ahora todos los hinchas del club culé se acuerden de lo que sucedió la temporada pasada frente a la Roma. Los blaugranas llegaron a la cita de vuelta con un 4-1 a favor y acabaron siendo eliminados tras un partido horroroso que perdieron 3-0 después de jugar a mantener y especular con el resultado.


En este sentido, Valverde deberá aprender de sus errores y aleccionar bien a los suyos para que salgan a 'matar' la eliminatoria y no sólo a aguantar atrás los arreones del rival. Y es que Anfield es un estadio que aprieta muchísimo y el Liverpool un equipo que va a salir con muchísima intensidad y verticalidad pese a las bajas de Salah y Firmino en ataque. Es una plantilla mucho mejor que la de la Roma y que gracias a Klopp está luchando a estas alturas de temporada por la Premier y la Champions League.

Además, si hay algo que ha hecho bien el Barça en este curso son los contragolpes. Con la calidad y la pegada que tiene arriba con jugadores como ​Messi, Suárez o Coutinho, el conjunto blaugrana es un equipo que además de hacer daño con el balón elaborando jugadas también es muy efectivo al contraataque y aprovecha muy bien los espacios que deja el rival.


Especialmente importantes serán los primeros 15 minutos de partido. Y es que los 'reds' necesitan marcar un gol cuanto antes para volver a meterse en la eliminatoria. Si en esos minutos los futbolistas del Barça consiguen favorecerse de los espacios para anotar primero y encarrilar el partido sería lo ideal. Si los azulgrana salen ilesos de ese tramo inicial de partido tendrán mucho ganado.


Valverde ya lo ha avisado en rueda de prensa. "El 3-0 no cambia nada. Venimos como si no hubiera nada antes y con la idea de salir a ganar". Ahora falta que ese mensaje cale en los jugadores para que salgan con la mentalidad y la actitud correcta, porque pensar que la eliminatoria está ganada es un error que les podría costar muy caro.