​Sir David Beckham siempre ha sido considerado uno de los jugadores más bellos del mundo del fútbol. Un icono de las marcas de ropa que atrae a todo tipo de hombres y mujeres desde sus inicios. Ahora, con 43 años, el ex futbolista que actualmente reside en Los Ángeles, sigue cuidándose al máximo y pese a alguna que otra arruga de más, continúa estando entre los hombres famosos más deseados del momento.


Aunque, para la revista FourFourTwo, el aspecto de la 'celebrity' británica iba a ser muy diferente del que es en la actualidad, tal y como vaticinó. Allá por 1998, cuando Beckham se estaba labrando un nombre en Inglaterra de la mano del Manchester United, la citada publicación lanzó una profecía de cómo sería el aspecto del jugador en el año 2020 y no ha podido ser más errónea.

En este sentido, el medio auguró que Beckham iba a estar bastante desmejorado e incluso publicó una fotografía que se ha encargado de recuperar el 'tuitero' Ian Walker en la que aparece una recreación con un Beckham sin algunos de sus dientes, bastante afectado por la calvicie y con unas cejas demasiado pobladas.


No sabemos cómo le sentó en su día esta imagen de él en el futuro pero lo que sí sabemos es que se tomó de la mejor manera posible la última broma que le gastó el presentador de televisión James Corden a raíz de la inauguración de una estatua del jugador en Los Ángeles.

Y es que los Galaxy, equipo de la MLS en el que permaneció durante 5 temporadas, le preparó un homenaje y colocó una estatua del ex futbolista. Sin embargo, la representación que Beckham se encontró cuando fue a dar el visto bueno no era la que esperaba. Pese a la broma pesada, el famoso británico fue bastante respetuoso y tras descubrirse el pastel fue el propio Beckham el que colgó la gracia en su perfil de Instagram.