El pasado verano en las calles de Inglaterra se volvió a escuchar aquella canción que se popularizó en 1996 con motivo de la Eurocopa de fútbol. La gran actuación de los 'Three Lions' en Rusia propició que los británicos volviesen a entonar ese tema allá donde iban: Rusia, Zagreb, Praga, Mallorca... Poco menos de un año después parece que el buen hacer del combinado nacional ha empujado a los clubes a querer demostrar que los ingleses, además de inventar el fútbol, vuelven a dominarlo.


Virgil van Dijk


Las competiciones europeas se tiñen de blanco y rojo, los colores de la bandera inglesa, pues cuatro de los ocho semifinalistas provienen de la isla. El Liverpool y el Tottenham serán los representantes en la ​Champions League, mientras que el Arsenal y el Chelsea harán lo propio en la Europa League. Esta hazaña no se conseguía desde hacía 35 años, en 1984, y aquel año el Liverpool alzó su cuarta 'Orejona' ante la Roma en la 'Ciudad Eterna' y el Tottenham consiguió su segunda UEFA.


Si rebobinamos una semana, y una eliminatoria hacia atrás, encontramos que los clubes ingleses suponían también la mitad de los candidatos a alzar la Champions League. Algo que sucedía por tercera vez en la historia, justo una década después de la última ocasión y con la particularidad de que ninguno de ellos estaba dirigido por un técnico inglés. Si ahondamos un poco más, también habría que destacar que este hecho supone también que todos los que comenzaron la competición llegaron a esta ronda. Centrando la vista en la Europa League también es algo notable que tan solo el Burnley ha caído hasta el momento pues los otros dos clubes, Chelsea y Arsenal, superaron los cuartos de final y están en semifinales del torneo.


Adria Pedrosa,Ross Barkley


Esta gesta supone un paso más hacia el trono del fútbol europeo que en las últimas temporadas ha estado en manos de los equipos españoles. Real Madrid y FC Barcelona se han repartido las últimas cuatro Champions League, y la Europa League, pese al triunfo del Manchester United hace un par de cursos, tiene también color español gracias al Atlético de Madrid y el Sevilla. 


Dejando de lado las competiciones europeas y dando el salto a la propia Premier League vemos que es la liga europea que más dinero invierte cada verano en fichajes, la que más movimientos sufre y la que mejor paga a sus futbolistas de media. Y si miramos al combinado nacional apreciamos una notable mejoría plausible en el cuarto puesto conseguido en Rusia y los campeonatos europeos cosechados por las selecciones inferiores, cuyos jugadores llaman cada vez más fuerte a las puertas de los grandes clubes.



En pleno 'Brexit', cuando el país atraviesa su etapa más polémica y movida de este siglo, el futbol inglés da señales inequívocas de que está de vuelta y llega para quedarse. Una liga que mueve más dinero que ninguna otra, unos equipos que buscan de nuevo reinar en Europa y unas selecciones que regresan a lo más alto de la élite mundial son motivos más que de sobra para que en Inglaterra vuelvan a cantar bien alto: "It's coming home, it's coming home,It's coming, football's coming home".