El FC Barcelona ha llegado a la final de Copa del Rey, no exento de polémica. En la eliminatoria contra el Levante, octavos de final, los culés alinearon a Chumi en el partido de ida. Los granotas, tras darse cuenta de que este futbolista no debería haber jugado este partido, decidieron denunciar al Comité de Apelación y a la RFEF, pero estos indicaron que estaba fuera de plazo. Ahora, Carmen Pérez, la Jueza de Competición, ha dictaminado que sí hubo alineación indebida por parte de​ los culés, pero que esto no tendrá consecuencias deportivas por lo ordenado por el TAD el 8 de marzo.


En la propia sentencia de la jueza por alineación indebida se aclara que “aunque dicha alineación indebida correspondería con la imposición de las consecuencias previstas en el artículo 76 del Código Disciplinario de la RFEF, la misma no resulta posible en este caso en aplicación de lo ordenado por el TAD a esta Jueza Única de Competición mediante Resolución de 8 de marzo de 2019”. Es decir, la resolución no afectará a la edición de la Copa del Rey, pero el Levante sí podría pedir una indemnización.


​Los granotas ya se han pronunciado sobre la declaración de la jueza en un comunicado a través de su web oficial. El Levante manifiesta “su satisfacción por haber conseguido que se haya fallado a favor de sus intereses” y que se pueda reconocer que tenían razón “desde un principio, aunque lamentablemente no sea en el tiempo y forma deseados”. Además, informan de que sus servicios jurídicos estudiarán la posibilidad de interponer un recurso para que la resolución desencadene consecuencias disciplinarias.