​Zlatan Ibrahimovic acostumbra a hacer jugadas increíbles con Los Angeles Galaxy, en cada jornada de la MLS.


Este domingo, en el juego contra Portland Timbers, el delantero estuvo a punto de marcar un gol que seguramente iba a ser uno de los más espectaculares de la temporada.


Ibrahimovic hizo una pirueta, para conectar el balón, que sorprendió a todos los defensores y el portero del área rival. La pelota salió disparada al arco, pero pegó en la parte baja del palo derecho y no fue gol.

​​Si Zlatan hubiese metido este gol seguramente estaríamos hablando de él muchas horas en los próximos días.