​El FC Barcelona ganó el derbi ante el Espanyol por 2-0 con dos goles de ​Messi. Los ​blaugranas tardaron en abrir el marcador, pero una nueva genialidad del argentino con ayuda de Víctor Sánchez y otro marca de la casa apareciendo por la frontal del área bastaron para cosechar los tres puntos. Aunque la imagen de la jornada la dio Iago Aspas, que reaparecía tras meses lesionado y fue clave con un doblete para la remontada del Celta que le permite seguir soñando con la permanencia. Estos fueron los mejores 'memes':

​Piqué se había encargado de calentar el derbi con su ya famosa entrevista en el programa de 'La Resistencia'. Una entrevista que causó un debate internacional que ha llegado a todos los rincones del planeta.

Le costó al Barcelona en la primera parte llegar a la portería contraria y cuando llegaba no conseguía centrar o rematar. Es por esto que la consigna era clara con Semedo: llegar al área y caer fulminado para que el árbitro pitase penalti.

Pero los protagonistas del derbi no fueron ni Piqué ni Semedo, sino que fue Leo Messi. 'La pulga' fue decisivo al resolver el partido con dos goles, el primero de falta. No importan lo que hagan los rivales para intentar desviar el tiro ya que al final nunca funciona la estrategia contra los tiros libres de Messi.

Un gol que sirvió para ver el doble rasero de muchos madridistas como es el caso de Roncero, que a Vinícius sí que le da los goles en propia del rival pero a Messi no se los cuenta.

Con la victoria del Barça aparecieron también los ingeniosos titulares del diario Marca. Además, el periódico también concedió el gol como de un jugador del Espanyol en propia puerta en vez de Messi.

Sea como fuere, Leo volvió a aparecer minutos después para hacer el segundo gol y callar de nuevo a sus 'haters'. Una vez más demostró que con el Barça es un héroe mientras que con Argentina no consigue ser decisivo.

Precisamente el segundo gol del atacante vino precedido de un pase de Malcom, que había salido en el segundo tiempo y que cuajó muy buenos minutos, algo que a Valverde no le gustaría, pues se le viene otro problema encima.

Si hay alguien que jugó bien esta jornada, ese fue Iago Aspas. El comandante del Celta regresó tras meses lesionado y fue determinante con dos goles para la increíble remontada del club gallego.

Tanta rabia contenida tenía Aspas por no poder ayudar antes a los suyos que cuando fue sustituido protagonizó la imagen de la jornada con sus lágrimas desde el banquillo. Jugadores así son los que hacen falta en cada equipo.